Број тачака  343

Uploaded 23.09.2015.

Recorded септембар 2015

-
-
365 m
83 m
0
9,7
19
38,62 km

Погледана 367 пут(a), скинута са сервера 7 пут(a)

близу  Chucena, Andalucía (España)

Este camino nos llevará a adentrarnos en la comarca de Cuenca Minera, a través de los montes cargados de historia milenaria que actualmente forman parte del territorio del Paisaje Protegido del Río Tinto. Nuestros pasos nos llevarán en casi continuo ascenso desde Paterna, en el límite de las campiñas del condado hacia las sierras de la cuenca minera de la que forma parte la localidad de Berrocal, entre olivares, eucaliptares y alcornocales.

Salimos de Paterna de Campo por la carretera que lleva a la Aldea de Tujena, que abandonamos poco antes de llegar a ésta saliendo a la izquierda por la vereda del Alpizarejo. Desde el camino, a la izquierda veremos el Castillo de Alpízar, fortaleza de origen Almohade, declarada B.I.C., y el acebuchal del mismo nombre, declarado Lugar de Interés Comunitario (LIC). Y a la derecha la Aldea de Tujena, que se asienta en las proximidades de donde estuvo la antigua población prerromana y romana de Tejada la Nueva, fundada en la minería entorno al río Corumbel. En ella se celebra anualmente la romería de S. Isidro Labrador, muy popular en Paterna. Nuestro camino entre olivares nos lleva a pasar junto a una antigua cantera, y luego a vadear el río Corumbel, que es un afluente del Tinto, y cuyo nombre procede del latín Columbari (río de las palomas), lo que de nuevo nos remite a la importancia de estos territorios en la época romana.

A partir de este momento, iremos ascendiendo a través de una pista en buen estado que discurre, gran parte del trayecto, por una divisoria, ascendiendo permanentemente durante 7 kilómetros, en los que pasaremos por un paisaje dominado por las repoblaciones de eucaliptos, hasta llegar al tramo más alto de nuestra ruta, las llamadas cumbres de la Cuesta del Carril. Desde esta zona podremos disfrutar de amplias panorámicas tanto hacia el oeste, con la garganta del río Tinto y la sierra de Alcántara, como hacia el este, donde se encuentra la reserva del coto nacional de la Pata del Caballo.

Ahora nuestro camino transcurre por los alcornocales bien conservados del término de Berrocal. Los bosques de alcornoque (Quercus suber) que pueblan estas sierras son una de las principales riquezas de este municipio. El alcornoque produce una gruesa corteza muy aislante, precisamente para salvar al árbol de las inclemencias del tiempo y de los incendios que son frecuentes en el monte mediterráneo. Este poderoso aislante que es el corcho, sigue presente como material de aislamiento incluso dentro de la industria más avanzada, ya que en muchos casos no ha sido superado por otros materiales artificiales. La extracción del corcho exige de gran conocimiento y pericia en el uso de las herramientas con la que se realizan “las sacas”, para no dañar al árbol, con certeros hachazos. Toda una cultura y una economía que tenía además otros oficios asociados, como el de los arrieros, que con sus reatas de mulas bajaban el corcho desde los parajes más intrincados.

Disfrutando de la sombra del alcornocal nos habremos adentrado ya en lo que es el Paisaje Protegido Río Tinto, que no sólo recoge en esta figura de protección el cauce de este río singular, sino también la totalidad del término municipal de Berrocal, con sus sierras y ríos afluentes del Tinto. A partir de aquí, realizaremos un pronunciado descenso por la llamada Cuesta del Carril, que nos bajará hasta el cauce del arroyo de las Higueras, que cruzaremos por un puente para seguidamente salir a la carretera y en este tramo contemplar por primera vez el cauce del río Tinto, un río único en el mundo, que serpenteando en el fondo del valle nos sorprende con su característico color rojo intenso y su ausencia de vegetación en las riberas. Todo ello debido al carácter muy ácido de sus aguas. Las sales ferruginosas que contiene, lo dotan de este color pero a pesar de todo no es un río muerto: está poblado de microorganismos extremófilos (adaptados a hábitats extremos) que se alimentan de minerales. Ello dota a este hábitat de un interés científico máximo.

Ya sólo nos queda ascender a la localidad de Berrocal, precioso pueblo de 400 habitantes, situado en lo alto de un monte, cuyas calles estrechas y empedradas, muy cuidadas y limpias, es un placer recorrer. Desde hace más de 5.000 años el hombre ha vivido en estos parajes, y de ello dan muestra los restos megalíticos que jalonan la comarca. En la actualidad, Berrocal se fundamenta en una economía rural, basada en la agricultura y los recursos forestales y ganaderos (cerdo ibérico), la miel y más recientemente abriéndose a nuevos sectores como el turismo rural. Paseando por Berrocal llegaremos a la recoleta Plaza de Andalucía, donde se sitúa la Parroquia de San Juan Bautista (s. XVII) y la Ermita de la Hermandad de la Santa Cruz de Abajo, de un llamativo color verde oscuro. Ésta, junto con la Ermita de la Hermandad de la Santa Cruz de Arriba, en la calle Larga, son el centro de la principal celebración de Berrocal, las Fiestas de la Santa Cruz, en la que las dos hermandades (la de Arriba y la de Abajo), rivalizan cada año en el esplendor de sus respectivas celebraciones, y con sus “coplas de pique”. Se celebra el primer domingo de mayo.

Коментари

    You can or this trail