pacogime
227 23 0
  • Слика од 2009-07-28 243602
  • Слика од 2009-07-28 243602
  • Слика од 2009-07-28 243602
  • Слика од 2009-07-28 243602
  • Слика од 2009-07-28 243602
  • Слика од 2009-07-28 243602

Вријеме  један дан 3 сата 9 минуте

Број тачака 3806

Uploaded 27.06.2011.

Recorded јул 2009

-
-
131 m
-22 m
0
22
44
88,82 km

Погледана 819 пут(a), скинута са сервера 3 пут(a)

близу Larteme, Cantabria (España)

Salimos de la casa y después de un buen desayuno emprendemos la marcha a la 9. Como ya viene siendo habitual hacemos muy pocos kilómetros por la mañana. Entre duras rampas y varias roturas de cadena de Unai y Ager, nos toca recuperar el tiempo perdido por la tarde. Después de la comida seguimos el camino sin muchas incidencias, algún tramo mas largo de lo esperado por nacional bastante transitada pero nada mas. En cuanto a mi mecánica, a parte de la horquilla, desde hace unos días se me engancha en núcleo en algunas bajadas, cosa que es bastante molesta pues no puedo dejar de pedalear. Por suerte, de momento solo me pasa pocas veces. El camino todo el día transcurre por caminos de tierra y carreteras pequeñas muy poco transitadas de constantes subidas y bajadas. Una etapa rompe piernas. Pasamos durante el día por algunos pueblos muy bonitos pegados a las rías y podemos contemplar unos picos de Europa con algunos restos de nieve en sus cotas más altas. También tenemos que cruzar a pié una playa pues el camino nos llevaba por la arena. Menos mal que el trozo es pequeño porque cuesta bastante arrastrar la bici con todo lo que pesa. Al fin llegamos a Ribadesella por la tarde, aún nos quedaban unos kilómetros de subida hasta el albergue pero decidimos tomarnos unas cervezas y una botellita de sidra. Aprovechamos también para comprar el desayuno de mañana y algo para picar entre horas. Mas tarde vamos a una pizzería en una zona peatonal para cenar. Con los estómagos llenos y un poco afectados por las cervezas tenemos que subir hacia el albergue mientras las horas de sol empiezan a agotarse. Tengo que mencionar lo estúpidas que somos las personas de vez en cuando. El caso es que por la tarde tuvimos que cruzar un pasto de vacas cercado con un simple alambre en el que advertía en un cartel que tenía corriente. Como es evidente, teníamos que comprobar varios de nosotros en nuestras carnes que efectivamente el cable llevaba corriente. Ya en el albergue, nos encontramos con dos chicas malagueñas, con las que conversamos un rato antes de ir a dormir.

Коментари

    You can or this trail