Mangell

Moving time  40 минуте

Вријеме  један сат 27 минуте

Број тачака 449

Uploaded 01.03.2019.

Recorded фебруар 2019

-
-
963 m
928 m
0
0,6
1,3
2,51 km

Погледана 345 пут(a), скинута са сервера 19 пут(a)

близу Burgomillodo, Castilla y León (España)

El convento de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz del Río Duratón es un conjunto monasterial, actualmente en ruinas, ubicado en el fondo la hoz de Los Ángeles en el cañón de las Hoces del Río Duratón, en el término municipal de Sebúlcor, en la provincia castellano leonesa de Segovia en España. Declarado Bien de Interés Cultural por la Junta de Castilla y León el 13 de septiembre de 2012 (publicada la declaración en el Boletín Oficial de Castilla y León el 19 de septiembre de 2012).

Fue fundado en el año 1231 por la orden franciscana, que lo ocupó hasta su abandono en 1835 debido a la desamortización de Mendizábal. En su interior se rendía culto a la imagen de Nuestra Señora de los Ángeles de la Hoz.


Los cronistas franciscanos dan testimonio de que el convento fue fundado en el año 1231 por monjes de esa Orden. No se conservan documentos originales que daten su fundación ni permitan saber la historia de lugar antes de ese año.

Fray Felipe Vázquez señala que la existencia de un templo primitivo que remonta a antes de la invasión de los bárbaros (a finales del imperio romano) y señala que dicho templo estaba dedicado a la Virgen y a San Pantaleón (predicador y mártir del siglo III). Se ha verificado la existencia de una comunidad de eremitas que residía, aislados unos de otros o en pequeños grupos, en las cuevas de la zona, la más relevante de estas es la cueva de los Siete Altares, gruta convertida en iglesia de origen visigótico. Este mismo monje, Fray Felipe, señala en su obra la existencia de monjes de la Orden de San Benito antes de la invasión árabe de la península. Se estima que en este mismo lugar habría alguna construcción religiosa perteneciente a los benedictinos.

Con la construcción, en 1953, del Embalse de Burgomillodo que anegó la parte baja de las hoces del Duratón se cerraron los dos accesos habituales que tenía el convento, uno por el oeste, llamado "Portillo de las Tres Cruces", y el otro por sur, llamado "Portillo de Pedraza" y otro más dificultoso y menos utilizado conocido como "camino de Sepúlveda". En la actualidad el acceso se debe realizar por barca a excepción de aquellas épocas del año en las que el nivel del pantano permita pasar por tierra.

El 7 de septiembre de 1492, en el transcurso de una tormenta, se derrumbó el convento pero se salvó la iglesia (donde estaba rezando maitines toda la comunidad). La reina Isabel la Católica encargó las obras de reconstrucción que terminó Felipe II quien también añadió la hostelería. Isabel la Católica era ferviente devota de la Virgen de la Hoz y visitó en varias ocasiones el convento, en donde tenía alojamiento propio. Sus armas aparecen en varias estancias del convento.

Felipe II lo visitó en 1565 y realizó diferentes obras que dieron como resultado la construcción de una plaza y una casa de huéspedes. Hay testimonio de esto en una inscripción que dice El católico Felipe segundo rey de las Españas vino aquí año 1565 y dio limosna para esta plazuela y para toda la obra nueva de esta casa.

En 1587 crea el patronato de la iglesia por Francisco de Proaño, regidor perpetuo de la villa de Sepúlveda. Pasando después a Baltasar Gonzáles de Proaño, Caballero de la Orden de Alcántara.

En el año 1680 se funda en el convento el primer Colegio de misioneros de España que poco después, en 1683 se trasladaría al Convento de Sahagún.

Con la desamortización de Mendizábal en 1835 se abandonó el convento definitivamente. La imagen de la Virgen de los Ángeles de la Hoz fue llevada a la iglesia de los Santos Justo y Pastor de Sepúlveda. Por motivo de las obras de restauración de dicho templo fue recogida por la familia Lara, descendiente de los patronos del monasterio, los Proaño. Después del abandono de los franciscanos permaneció en el convento una familia de guardas hasta mediados del siglo XX.

En el inventario que se realizó en al incautación de los bienes monacales se hallaban 1.263 libros en pergamino y algunos en tabla, un órgano barroco que fue adquirido por la iglesia parroquial de Fuentepiñel, un retablo que pasó a la iglesia de San Pedro de Gaíllos, otros retablos pasarona la iglesia de María Magdalena de Sebúlcor, una colección de pinturas del siglo XV en manos privadas.3​

En Sebúlcor, municipio al cual pertenece, existe la Asociación Amigos del Convento de la Hoz que se encarga de mantener viva la tradición del mismo y que durante más de diez años llevó a cabo diversas actividades con el objetivo de conseguir que fuera declarado BIC.

Al mirador se puede acceder en coche desde Sebúlcor -unos 5 kms- a través de una pista de tierra en pésimas condiciones por la cantidad de baches, algunos con un tamaño considerable. Con la afluencia turística que hay en la zona es sorprendente que no cuiden estos detalles.

Nosotros dejamos el coche en el cruce donde se ubica un indicador, a la vista del empeoramiento progresivo del firme y para dar un agradable paseo. Recomiendo hacerlo así y acercarse con precaución al espolón rocoso, en cuyos pies se ubica el monasterio, para, en silencio, observar los movimientos de estos animales.
Si se va con niños, o no se está habituado a estos terrenos accidentados, es mejor quedarse en los primeros metros de este saliente -donde he indicado "mirador" y desde el que se ve perfectamente el monasterio- ya que aunque hay margen a ambos lados de la vereda, un tropiezo puede ser peligroso.
Durante todo el trayecto se podrán observar sobrevolando nuestras cabezas o en el cauce del río una gran cantidad de buitres, ya que en este lugar existe una colonia de mas de 700 parejas - https://viloriosierte.com/buitres-de-las-hoces-del-duraton-729-parejas-.
slika

Vereda

slika

Mirador natural

slika

Descenso

slika

Mirador natural

slika

Mirador del espolón

slika

Al mirador

slika

Mirador oficial

slika

Camino entre enebros

slika

Cruce

Коментари

    You can or this trail