Вријеме  један сат 28 минуте

Број тачака 5037

Uploaded 22.10.2019.

Recorded октобар 2019

-
-
439 m
314 m
0
0,9
1,9
3,78 km

Погледана 19 пут(a), скинута са сервера 0 пут(a)

близу Monda, Andalucía (España)

Hora Inicio: 10:14 21 oct. 2019
Hora Fin: 11:52 21 oct. 2019
Distancia recorrida: 10,5 km (01:38)
Tiempo en movimiento: 01:08
Velocidad media: 6,4 km/h
Vel. en Mov.: 9,15 km/h
Velocidad Máxima: 66,14 km/h
Altura Mínima: 304 m
Altura Máxima: 504 m
Velocidad Ascenso: 340,9 m/h
Velocidad Descenso: -402,8 m/h
Ganancia Altitud: 365 m
Pérdida Altitud: -226 m
Tiempo Ascenso: 01:04
Tiempo Descenso: 00:33



Inicio de la Calzada Romana




Calzada romana


Iglesia de Santiago Apostol


Castillo de Monda. Hoy reconvertido en hotel de lujo


Monda.
Fuente Ayto. de Monda.
Historia
No sabemos a ciencia cierta dónde se encuentran los verdaderos orígenes de nuestro pueblo. Su historia se pierde en la oscura noche de los tiempos y aunque se han hallado hachas prehistóricas de forma fortuita, sabemos que desde la Antigüedad la zona donde se asienta fue un importante lugar de paso ubicado en una antiquísima vía de comunicación que discurría paralela a la costa mediterránea y que ponía en contacto los asentamientos del interior con los de la zona litoral. Este camino acabaría siendo empedrado durante la época romana.

El mismo nombre Monda proviene de la voz reto-románica mondare, que viene a significar “valle entre montañas”, acaso por su ubicación. Fue el lugar donde muchos creyeron en el pasado que tuvo lugar la célebre Batalla de Munda (17 de marzo del 45 a. C.) cuando, en el contexto de la Guerra Civil romana, se sucedió el encuentro final entre las tropas de los contendientes, Julio César, por un lado, y los hijos de Pompeyo el Grande (decapitado en Egipto poco antes), por otro. César fue el vencedor indiscutible, un estratega implacable (Napoleón, otro gran militar, siempre llevó sus memorias consigo) que diezmó a los pompeyanos, pero de poco le sirvió ya que no pudo saborear su victoria por mucho tiempo al ser asesinado casi un año después.

Si la Antigüedad se nos muestra vaporosa, la edad Media se nos presenta como un período histórico menos nebuloso. Sabemos que es desde esta época donde aparece un asentamiento poblacional más o menos estable ya que la llegada de los musulmanes y la construcción del castillo de al-Mundat marcan un antes y un después en nuestro devenir histórico. Desde el cerro de la Villeta esta fortaleza ha sido testigo y ha vivido en sus propias carnes de piedra, en sus murallas y torreones los avatares de la revuelta de Omar Ibn Hafsún tras su rebelión en Bobastro en el siglo IX; del advenimiento del Califato de Córdoba en el siglo X y la pacificación de al-Andalus hasta un nuevo declinar histórico marcado por la llegada de los Almorávides, los Almohades y las Taifas, tras lo cual, mutilado el antiguo califato, sólo queda un reducto territorial islámico, el Reino Nazarí de Granada, que durante varios siglos vivirá una fuerte expansión cultural que nos ha legado obras palaciales como la Alhambra de Granada o militares, como los numerosos torreones costeros del litoral mediterráneo o las intervenciones en las diferentes alcazabas, como la de Málaga o la de Almería.

La presión continua de los castellanos sobre el sultanato nazarí desembocó en una guerra de conquista hacia mediados de los años ochenta del siglo XV que culminó con la entrega de la simbólica ciudad de Granada en 1492. Al-Andalus era ya historia. En 1485 los cristianos toman Monda pacíficamente (nombrando como primer Alcaide de la villa a Hurtado de Luna), entre otras muchas poblaciones, ya que la población se entrega sin oponer resistencia, por lo que se les aplica el Fuero de Sevilla: se les respeta las propiedades y fe a cambio de su sometimiento a los Reyes Católicos. Sin embargo los mercenarios de su castillo se habían replegado a Coín para defenderlo infructuosamente del asedio de los enemigos ya que cayó poco después. De este valeroso hecho se conserva un bello romance fronterizo.

Poco duró la condición de mudéjares a los antiguos andalusíes ya que en 1501, como consecuencia de una rebelión, se les obliga a convertirse al cristianismo pasando a ser denominados moriscos o cristianos nuevos y la población, pocos años después, será entregada por los reyes a D. Diego López Pacheco, Marqués de Villena y Duque de Escalona, junto con las villas de Tolox, Serón y Tíjola (las dos últimas en Almería). Sería este noble el que construyera en el entorno de la plaza de la Constitución su casa fuerte, de la que se ha conservado hasta hace medio siglo una de sus torres que por su forma se conocía popularmente como el "Bombo". No hay que olvidar que muchos lugares se habían repoblado parcialmente con cristianos viejos, que tenían más derechos que los mudéjares y en muchas ocasiones se aprovechaban de ellos. La villa cambia, la antigua mezquita se derriba y se construye la Iglesia de Santiago Apóstol; los moriscos habitaban en el entorno del castillo, dentro de sus murallas, ya perdida definitivamente la condición militar de éste, mientras que la población cristiana se asienta en el entorno del templo.

La coexistencia de esta población nunca llegó a ser pacífica y con sus más y sus menos se mantuvo hasta 1568 en que los moriscos, ante las vejaciones e injusticias a los que eran sometidos, se sublevan y queman numerosas poblaciones. Tras su derrota son expulsados y las poblaciones, Monda entre ellas, vueltas a repoblar por cristianos viejos. En nuestro pueblo sabemos que concretamente fueron 80 familias procedentes del norte de zonas de Extremadura y Sevilla, principalmente, a los que se entregó los bienes de los expulsados.

Durante la guerra de Independencia, a principios del siglo XIX, la población debe conducirse con cuidado entre asistir a la guerrilla serrana con pertrechos y víveres y tratar de fintar a los franceses. Durante esa misma centuria se suceden las desamortizaciones de Mendizábal y Madoz, que socavan y quebrantan aún más las débiles economías campesinas, a lo que hay que sumar un fin de siglo con una crisis finisecular que tiene en la práctica desaparición del cultivo de la vid -importante soporte del campesinado malagueño- un siniestro resultado social colmado de pobreza, paro y emigración.

El siglo XX no abre mejor que cerró el anterior. Las diversas crisis económicas, sociales y políticas desembocan en múltiples crisis de gobierno que marcan el paso de una Monarquía en manos de un gobierno dictatorial a una efímera República, y que desemboca en una cruenta Guerra Civil y en una dictadura que marcarán una época de escasez y hambre hasta mediados de ese siglo, momento a partir del cual el despegue económico empieza a notarse de la mano del auge de la costa marbellí y de la demanda de obreros en los centros fabriles de Madrid, Barcelona y el País Vasco, donde marcharán muchos emigrados. No obstante también serán muchos los que busquen trabajo en Francia o Alemania.

La entrada e la Unión Europea ha supuesto una fase de crecimiento y expansión sin precedentes a nivel nacional que ha permitido un desarrollo próspero de esta localidad, donde la cercanía a la Costa del Sol ha sido un factor determinante.

Que ver en Monda:
Calzada Romana
Cuando los romanos llegaron a la tierra que llamaron Hispania crearon una enorme red de infraestructuras y mejoraron numerosas vías de comunicación en pos de facilitar la conexión de las poblaciones y de las explotaciones agrarias, manufactureras, pesqueras, los centros comerciales, los puertos marítimos… Por estas vías no sólo transitaban mercaderías como el vino, el cereal o el aceite, también era el lugar donde se encontraban numerosos viajeros y caminantes. A la salida de Monda en dirección a Coín se conserva un tramo empedrado de una de estas antiguas vías que discurría paralela a la costa mediterránea por el interior, enhebrando las poblaciones del valle del Guadalhorce y sus áreas adyacentes y poniéndolas en contacto con el puerto de Malaka y la costa marbellí.

Al tratarse de una vía muy antigua ha necesitado de diferentes reparaciones a lo largo del tiempo y ha sido la cultura andalusí la que nos ha legado el tramo mejor conservado, cuyo empedrado se dispone en opus spicatum, también llamado espina de pez. Hacia el arroyo Alcazarín la calzada se muestra escalonada con objeto de salvar el desnivel y se infiere la existencia de un antiguo puente de madera que por su carácter perecedero no ha superado el paso de los años.

Por el antiguo camino que se dirige a Coín todavía pueden verse algunos retales empedrados esparcidos que aguantan caprichosamente el inexorable paso del tiempo.



Castillo de Al-Mundat
La fortaleza de al-Mundat se asienta sobre una elevación del terreno: el cerro de la Villeta. Aunque la arqueología ha encontrado en este lugar algunos escasos vestigios de época ibérica lo cierto es que es durante época islámica en que se construye una primera fortaleza, concretamente hacia finales del siglo IX asociada a la revuelta e Omar Ibn Hafsún y destruida hacia 920 tras la desarticulación de la sublevación y la pacificación de al-Andalus. Ha sufrido numerosas modificaciones en la época de las invasiones de los imperios norteafricanos, durante la época de taifas y el período nazarí. Tras caer en manos castellanas fue desmantelado y hacia 1569 incendiado su barrio de viviendas por los moriscos durante una dura revuelta. Hoy día sus más que evidentes restos se integran en un hotel con encanto que trata de conciliar la estética castrense con el uso residencial.

Actualmente conserva de forma parcial dos estructuras: la celloquia, que era el lugar más elevado y fortificado y que se correspondería con la zona más elevada del hotel junto con su patio. Conserva lienzos de muralla, una torre y un aljibe, ocultos en la construcción del hotel. La segunda estructura sería el al-bacar, la zona amurallada que da de cara al norte y que hoy día la ocupa un olivar. Es el espacio comprendido dentro del recinto amurallado y cuya finalidad era la de albergar a la población y el ganado, especialmente durante las incursiones del enemigo. Con el tiempo la población se asentaría permanentemente en esta zona del castillo, constituyendo lo que se ha venido a denominar la Villa Vieja. A extramuros se ubicaba la antigua necrópolis islámica o al-maqbara, el mocabel.

Además de para la historia la fortaleza de al-Mundat también es escenario para la leyenda, que cuenta como la hija del alcaide de Monda, Beatriz, se enamoró del Arturo, hijo del alcaide de la vecina villa de Tolox. Ambos vivieron una apasionada historia de amor hasta que éste hubo de partir a las recién descubiertas tierras americanas. Arturo le regaló a su amada una flor del almendro y le dijo: “esta flor es mi corazón”. Pasó el tiempo y un día de la flor brotó una gota de sangre. Beatriz comprendió que su amado había muerto allende los mares y murió al instante de tristeza.

“Y desde entonces la sombra de Beatriz, conocida como la Buena Villeta vaga por las ruinas del castillo, apareciéndose en los atardeceres a las gentes de Monda, quienes todavía, por la noche, oyen los quejidos y la voz plañidera de la doncella sin ventura que murió de mal de amores” (Diego Vázquez de Otero).

Iglesia de Santiago Apóstol
La iglesia parroquial de la villa de Monda figura bajo la advocación de Santiago Apóstol y fue mandada construir hacia el año 1505 sobre el solar que dejó la destruida mezquita.

Originariamente sólo constaba de una única nave y de la torre a los pies de ésta, siguiendo el patrón de las primeras mezquitas musulmanas, al ser sus constructores los vecinos moriscos. Posteriormente se le añadirán las dos naves laterales y otras diversas reformas y añadidos que le dieron su configuración actual. Pero tal vez su remodelación más notable fue la realizada hacia 1605 por Pedro Díaz de Palacios, maestro mayor de la Diócesis de Málaga.

La fachada del templo está compuesta por una entrada con arco de medio punto flanqueada por pilastras y rematada con un frontón en cuyo frontispicio se emplaza una imagen de Santiago Apóstol. En el lateral de levante se alza la torre-campanario, de planta cuadrada y que consta de tres cuerpos rematados con una cubierta de tejas a cuatro aguas. La entrada principal de la iglesia, tras cruzar el primer escalón del templo, nos recibe con un robusto arco de ladrillos de barro cocido que denotan la influencia mudéjar en la construcción.

Interiormente el espacio se articula en tres naves separadas por arcos de medio punto apoyados sobre pilares rectangulares. La bóveda central está constituida por un artesonado de madera, también de tradición mudéjar. Las naves laterales poseen bóvedas de aristas y están rematadas con sendas que datan de principios del siglo XVIII. El presbiterio, sin embargo, presenta bóveda de medio cañón. La capilla de la nave del Evangelio se cierra con una bóveda de gajos con ocho nervios quebrados sobre ménsulas y con estrella central, decorada con un rico cromatismo.

La capilla de la nave de la Epístola posee una bóveda de gajos sobre un anillo lobulado con ocho nervios cubiertos de yeserías que penden de un rosetón central; angelillos y pájaros sobre abundante macolla de hojas y flores campean alternadamente en los segmentos. La decoración se extiende a las pechinas, y sobre la hojarasca con rocallas emergen querubines, presidiendo óvalos con símbolos marianos (torre, fuente, azucena…).

Tras la cabecera está la sacristía y tras ella se ubicaba el antiguo camposanto, cuyo emplazamiento lo marca la Cruz el Carnero. Es ésta una cruz latina de madera con sus extremos engastados en hierro de forja y que se ubica en el interior de una hornacina encajada en un muro exterior del templo.

En la tribuna elevada de la iglesia, sobre la entrada, se ha colocado una viga aparecida en la última restauración con la siguiente inscripción: “Siendo Bernardo de Godoy Maestro Mayor deste Obispado de Málaga. Me fecit A principio Ubsque Ad fin. Año de 1680”. Por último, en el exterior se puede observar el escudo del obispo fray Alonso de Santo Tomás.

Fuente y Lavadero de la Jaula
La fuente y lavadero de La Jaula toma su nombre del topónimo árabe al-Haura, que significa “las afueras”. Y ciertamente, es así, pues esta bella construcción constituida por fuente, abrevadero y lavadero se encuentra en una hondonada que produce el arroyo de La Lucía, que atraviesa la localidad y que actualmente se encuentra embovedado. Tras la conquista castellana de la villa de Monda, sus vecinos mantuvieron su nombre pero castellanizado, denominándola fuente de La Jaura, mutando a lo largo de la última centuria a su actual nombre: “La Jaula”.

Ya en el siglo XVI aparece mencionada en documentación de la época y el agua de este manantial se ha usado desde hace siglos para consumo humano y para abrevar el ganado, yendo el caudal remanente al lavadero anexo, primero, y a sendas acequias que riegan los huertos y pagos de huertas de los Huertos y Pitalata, después.

Posiblemente hacia finales del siglo XIX o principios del XX a la fuente se le adosó un lavadero público con cubierta a un agua de tejas árabes, sustentada por arcadas de medio punto erigidas con ladrillos. La construcción tiene planta rectangular, estando parcialmente abierta en su lado sur, cerrada en sus lados menores, aunque presenta ojos de buey en estos lados, y abierta en su totalidad en su flanco norte que es donde tiene la entrada. El lavadero consta de una gran pila rectangular ubicada en su parte central y de dos filas de piedras de lavar, una a cada lado mayor del pilar.

Hasta más allá de la segunda mitad del siglo XX fue usado por las mozas del pueblo para hacer la colada y como punto de encuentro, donde se compartían vivencias, se contaban chascarrillos y se cantaban coplillas. Hoy día es un elemento primordial del patrimonio etnográfico de la localidad y su entorno y un fuerte atractivo turístico.
Waypoint

Inicio de Ruta

slika

Empezando

slika

Plaza

fontana

Fuente

Информација

Paneles

slika

Inicio tramo Calzada Romana

slika

Tramo Calzada Romana Monda

Река

Cauce Arroyo del Casarín

slika

Calzada Romana

slika

Calles de Monda

fontana

Fuente-Lavadero de La Jaula

slika

Foto

slika

Ayuntamiento de Monda

Sacred architecture

Cruz del Carnero

Sacred architecture

Iglesia de Santiago Apostol

slika

Foto

Замак

Castillo de Monda

No es visitable
Замак

Castillo de Monda

Замак

Castillo de Monda

No visitable
slika

Colegio Público

slika

Callejeando

Замак

Castillo de Monda desde el pueblo

slika

Antiguas casas de Monda

slika

Antiguas casas de Monda

slika

Plaza

slika

Monumento al Carbonero

Коментари

    You can or this trail