Вријеме  5 сата 6 минуте

Број тачака  1323

Uploaded 16.08.2015.

Recorded август 2015

-
-
4.974 m
4.361 m
0
1,8
3,6
7,21 km

Погледана 418 пут(a), скинута са сервера 20 пут(a)

близу  Rumbak, Jammu and Kashmīr (India)

Día 8/10 - 13 de agosto de 2015:
Stok La base (4.437 m) - Rumbak camp (4.355 m)
Duración: 5 horas
Punto culminante: Collado Stok La (4.972 m)
Distancias y desnivel acumulado: 7 km, +590 m / -400 m

Ruta completa: 2015.08.06-15 - Trek Stok Kangri, Ladakh (10 days)

Octavo día del trek. Pensábamos ayer que el campamento de Stok La Base era lo bastante encajado para que el sol no lo alcanzara por la mañana pero a las 6:15h, buena sorpresa: empieza a calentar nuestra tienda. Al llegar a primera hora de la tarde, los caballos tuvieron mucho tiempo para recorrer el monte y alimentarse libres, por lo que el arriero, antes de la noche, los fue a recoger. De ese modo, no le ha sido necesario esta mañana recorrer la montaña arriba abajo para reunirlos.

En el día de hoy toca subida. Con sus 4.972 m de altura, el collado de Stok La hace de frontera entre los valles de Stok y de Rumbak. Desde el campamento se asciende en cuatro etapas: tres falsos collados, como tres escalones, respectivamente a 4.710 m, 4.720 m, y 4.910 metros de altitud. Esta mañana pues, volveremos a tocar la altitud del collado de Matho La cuatro días antes, con sus 4.959 metros. Tras un copioso desayuno a base de patatas con comino, cereales y creps con mermelada, a las 8:05h el campamento queda desmontado y nos despedimos por unas horas de los cocineros y arriero quienes arrancarán más tarde, después de cargar los caballos. Emprendemos el camino ya en fuerte subida. Estamos bien aclimatados y rápidamente, chino chano, ganamos en altitud. Pasamos una doksa en muy buen estado de conservación: ese tipo de abrigo aclimatado por los pastores para vigilar su rebaño en verano. Esta doksa se compone de varias habitaciones bastante ámplias de piedra, algunas con su ventanita y parece haber sido utilizada hace poco.
Seguimos ascendiendo cuando alrededor de los 4.500 metros, encontramos en nuestro camino una gran manada de cabras montañesas (wild cheep, en inglés). Cuarenta y cuatro individuos según mi recuento, divididas en dos grupos de parte y otra del sendero. Sacamos las cámaras. Los animales no parecen muy asustadizos y paulatinamente nos vamos acercando, por nuestra mayor delectación. Dos machos a la derecha juegan, o pelean no sabríamos decir, subidos sobre las patas de atrás y chocando con los cuernos. Cuando nos ven, abandonan su juego mientras que el resto de las cabras, que hasta ahora se habían quedado tumbadas o comían apaciblemente empiezan a observarnos con inquietud. No queremos molestarlas pero claro, el camino al collado pasa justo en medio del rebaño y a pesar de mucha precaución por nuestra parte de repente, cuatro cabras del lado izquierdo se echan a saltar. Con la velocidad del rayo, en un instante, pasan el arroyo y se juntan con un pequeño grupo más abajo a la derecha. De una en una la operación se repite hasta que de pronto, a la señal estridente de un macho, todas se lanzan detrás de sus compañeras. Qué espectáculo! Y qué suerte también: estos animales, asustadizos como suelen serlo los rebecos en Europa, no se suelen dejar acercar fácilmente. Durante la época de verano en Ladakh, las cabras montañesas remontan hasta cotas altas para buscar su sustento. No temen a otro depredador que al leopardo de las nieves y al lobo, todavía presente en estos parajes, y el Hombre no presenta una amenaza puesto que no les da caza, el animal siendo protegido.
Dejando atrás estos bellos animales de vuelta a su pasto, seguimos con la ascensión del collado. Escalón número 1, número 2, número 3, hasta el collado de Stok La propiamente dicho. Arriba, como para darnos la bienvenida, decenas de banderas tibetanas ondulan en el viento. Del otro lado, muy abajo en el valle: el pueblo de Rumbak, mancha verde en un océano mineral de color ladrillo. Tomamos unos minutos para descansar y para tomar algo de comida, disfrutando este paisaje. A continuación nos espera una larga y pronunciada bajada en terreno descompuesto hasta el campamento de Rumbak Base. Para nosotros, Rumbak ya suena a civilización. Será el primer pueblo que crucemos, mañana, después de 7 días en la montaña. Llegados al campamento, a más o menos una hora por encima del pueblo, todavía es pronto por la tarde y aprovechamos para pasear, asearnos, e incluso para tomar el sol. Enganchados a las montañas alrededor, los últimos glaciares: el lugar, junto al río, es encantador…

Коментари

    You can or this trail