Број тачака  398

Uploaded 22.10.2018.

-
-
2.369 m
1.830 m
0
2,0
4,1
8,1 km

Погледана 104 пут(a), скинута са сервера 1 пут(a)

близу  Incles, Canillo (Andorra)

Subida hasta los Estanys de Juclà desde el Pont de la Baladosa que se sitúa al final de la Vall d'Incles. Lllegamos aquí por una estrecha carretera asfaltada que sale de la que sube desde Andorra la Vella, un poco antes de Soldeu.
Iniciamos la marcha aparcando en un pequeño párking nada más pasar el Pont de la Baladosa (1.840 m.) y seguimos las indicaciones hacia el Refugi de Juclar para lo cual hay que remontar el río del mismo nombre que pasa por allí mismo. Si seguimos las indicaciones del poste tenemos que cruzar y comenzar a ascender entre prados "minados" de vacas dejando el río a la derecha. Luego vimos que por la otra parte del río se puede subir por un camino mucho más directo.
Llegamos a un coqueto puente (1.930 m.) que no cruzamos porque es por donde viene el camino que dije antes, mucho más cómodo. A partir de aquí ya la cosa se pone seria y vamos remontando el río ya con mucha más pendiente entre pequeñas cascadas hasta llegar a un puente de madera (2.130 m.) por el que pasamos a la otra parte del río. Más cascadas salen a nuestro paso.
Después de esta ardua subida el trayecto se suaviza llaneando un rato entre bloques inmensos de granito hasta llegar al Mirador de la Pleta (2.240 m.) desde donde podemos ver la gran subida que hemos hecho hasta ahora.
Poco después del mirador la senda (hasta ahora marcada con puntos amarillos) se une a un sendero marcado como un GR (marcas rojas y blancas) junto a las ruinas de una casa y un poste con una placa solar.
Seguimos ahora las marcas ya rojas y blancas hasta llegar a la misma presa del Estany del Juclar (2.299 m.) y un poco más arriba al refugio (2.310 m.). El refugio en esta época (octubre) estaba cerrado pero había un pequeño habitáculo abierto con puerta donde había una chimenea y dos huecos para literas.
Recorremos la orilla del primer lago por la parte superior (hay varias opciones) hasta llegar a avistar el segundo lago y todo el circo de montañas que cierra el paso con el collado que da paso a Francia al fondo y al que teníamos intención de ir. Pero vemos que el día se está estropeando y desistimos.
Retrocedemos todo el trayecto hasta llegar a la casa en ruinas anteriormente citada junto al poste con la placa solar (2.260 m.) y en ese punto, para no repetir la bajada por el río, tomamos el sendero marcado de rojo y blanco (es el HRP que cruza todo el Pirineo). Remontamos una dura ladera de resbaladizos caos de bloques de granito hasta llegar a un primer collado (2.350 m.) desde el cual vemos un pequeño lago en el fondo de una vaguada. El sendero pasa junto a este lago y remonta otra ladera hasta llegar a otro collado (2.375 m. , el punto más alto de la ruta) desde el que unas estupendas vistas en 360º nos dejan impresionados ante la magnitud del paisaje. A nuestros pies, más de 500 metros por debajo que hemos de bajar, vemos la perfecta forma de valle glaciar en U del Valle de Incles donde tenemos aparcado el coche. Al fondo vemos las pistas de esquí de Soldeu y a nuestras espaldas varias crestas que superan los 2.500 metros.
Siguiendo siempre las marcas rojas y blancas vamos recorriendo ahora una ladera entre bloques de granito, hierba y algunos pinos negros en suave descenso. Llega ya un momento que al girar un recodo oímos en el fondo del valle el rumoroso sonido del agua del Riu del Manegor al que tenemos que llegar. Bajamos más de 200 metros de vertiginoso desnivel por un enfangado terreno hasta llegar a un pequeño puente de madera en el río (2.015 m.). Al fondo a la derecha el impresionante pico de Fontargent (2.618 m.) y el Port d'Incles (2.262 m.) que marcan la frontera con Francia cierran el imponente paisaje.
Por una senda que va paralela al río vamos bajando hacia el punto de inicio sorteando los puntos "delicados" de la bajada que no son otros que las zonas que usa el ganado para circular por estos parajes y que, comprensiblemente, están completamente llenos de "sus cosas" formando un fango negro bastante resbaladizo. De hecho, bajando, nos cruzamos con un rebaño de centenares de ovejas.
A la vista ya cercana del fondo del valle solo queda seguir la evidente traza de la senda hasta llegar al punto de partida.
En resumen...un recorrido variado por uno de los rincones menos conocidos del Pirineo (creo yo) en el que podemos ver bonitas cascadas, ríos, lagos (aunque sea artificial en parte), salvajes aristas, grandes vistas panorámicas, caos de granito, bosques.... El recorrido en sí no entraña grandes dificultades si bien tiene tramos delicados, sobre todo los que circulan por encima de caos de bloques de granito pues en condiciones de mojado (lluvia, rocío....) son muy resbaladizos. Está todo perfectamente marcado si bien el tramo entre los dos lagos está poco claro pues hay varias sendas marcadas y no sabes cual elegir. Nosotros optamos por dar la vuelta en un lugar desde el que estábamos viendo los dos lagos y el circo que los cierra. Tampoco había ya mucho más que hacer. La bajada se puede hacer por el mismo sitio si bien nosotros optamos por variar y bajar por el sendero HRP que sale (no hay poste ni nada) junto a las ruinas de una gran casa junto a una placa solar.
Lo califico de difícil más que nada por la dificultad de transitar por los bloques de granito y por la bajada hasta el Riu de Manegor, muy resbaladiza pues a menudo la senda marcada va por terreno encharcado debido a los múltiples nacederos de agua de la ladera de la montaña.
La ruta está hecha sin nieve. Imagino que durante muchos meses al año la parte superior estará nevada. Al que vaya a ir en esa época pues que lleve el equipo adecuado.
Zona habilitada para aparcamiento al pasar el Pont de la Baladosa (1.840 m.). Caben varias decenas de coches.
Pequeño puente que da acceso al párking desde el final del camino asfaltado. A partir de aquí empieza luego la ruta remontando del Riu del Juclà.
Punto donde, según el poste, hay que cruzar el río. Sin cruzarlo, por la derecha hay un camino mucho más cómodo que va al mismo sitio.
Gran roca partida por la cual pasa la senda
Pequeño puente hasta el que llega un cómodo camino desde el Pont de la Baladosa.
Senda marcada con puntos amarillos que va endureciéndose progresivamente a medida que se gana altura. Ojo que el granito resbala mucho !!!
Zona en la que el río baja más abruptamente y forma bonitas cascadas. A mitad de esta zona hay un puente que cruza de un lado a otro.
Otra bonita zona de pequeñas cascadas antes de llegar a un tramo algo más llano,
Mirador sobre la subida que estamos haciendo donde hay un monolito de granito y unos curiosos bancos para sentarse.
Pequeño rellano junto a las ruinas de una gran casa y una placa solar donde nos cruzamos con un sendero marcado de rojo y blanco (el HRP que recorre gran parte del Pirineo). Hay que estar atento porque no hay poste ni indicación alguna. A la bajada lo seguiremos a la derecha.
Lagos de alta montaña (2.299 m.) aunque represados artificialmente.
Refugio del Juclà (2.310 m.) que en esta época (excepto un habitáculo con una chimenea y dos literas adjunto) estaba cerrado.
Punto donde nos dimos la vuelta teniendo ya a la vista los dos lagos a la vez.
Una vez desandado el tramo desde los lagos llegamos a las ruinas de la casa grande y junto a una placa solar sale el HRP marcado de rojo y blanco. Ascendemos por él y llegamos a este primer collado (2.350 m.)
Segundo (y último) collado que se supera siguiendo el HRP en este tramo (2.375 m.). Grandes vistas hacia la Vall d'Incles y montañas circundantes.
Tramo del sendero por el que se empieza a bajar hacia el riu de Manegor. Al principio de manera suave pero luego ya de forma casi peligrosa.
Llegada al fondo del valle por donde discurre el Riu Manegor después de una durísima bajada.
Siguiendo el rastro de los rebaños que suben este valle vamos descendiendo hacia el punto de partida
Llegamos a un pequeño tramo de pista prácticamente en lo más profundo del valle junto a la zona donde iniciamos la marcha.

Коментари

    You can or this trail