Вријеме  5 сата 22 минуте

Број тачака  2276

Uploaded 16.07.2017.

Recorded јул 2017

-
-
1.709 m
1.346 m
0
4,1
8,3
16,59 km

Погледана 398 пут(a), скинута са сервера 23 пут(a)

близу  Los Arroyos, Andalucía (España)

Ruta con forma de dos especie de círculos concéntricos unidos por un pequeño tramo de ida y vuelta en la que seguimos de forma íntegra el sendero PR-A 178 y la Derivación 9 del GR 247 Bosques del Sur, así como unos 5 kilómetros de la etapa 20 del GR 247. Solo nos salimos de estos senderos balizados para recorrer el perímetro de la superficie cimera de la altiplanicie del Calar del Espino. El tramo mencionado es campo a través y no reviste especiales dificultades salvo la de pequeños tramos en la que caminamos por lapiaz.

La ruta recorre un paraje de gran belleza y valor ecológico en el Parque Natural de las Sierras de Cazorla, Segura y las Villas y amparado bajo la máxima figura de protección dentro del mismo: Zona de Protección Grado A (Área de Reserva de las Acebeas - Nava del Espino).

El recorrido comienza donde se situaba (pues ya no está) el panel de inicio del sendero PR-A 178, a escasos metros del Cortijo de la Nava del Espino en la pista forestal JF- 7014.

Descripción del sendero PR-A 178 (Grupo Desarrollo Rural Sierra de Segura):


"Esta es una de las rutas más atractivas de la Sierra de Segura, por la relevancia ecológica de la zona y los paisajes que se divisan.
Al desarrollar un giro casi completo alrededor del monte El Espino, el sendero es un auténtico balcón desde el que se contempla prácticamente la totalidad de las zonas más agrestes de la comarca.
Hacia el nordeste se ve la Sierra del Agua, cuyo nombre se debe a la existencia en tiempos lejanos de ingeniosos mecanismos hidráulicos para aserrar madera, impulsados por el agua del río Tus, que nace en las cercanías.
La ruta discurre en su mayor parte por el Área de Reserva de Las Acebeas-Nava del Espino, que como tal goza del mayor nivel de protección dentro del Parque Natural debido a la presencia de numerosas especies vegetales endémicas y en peligro de extinción.
Atravesaremos impresionantes pinares de pino laricio, salpicados de arces, quejigos y majuelos, así como un bien conservado encinar a media ladera.
En lo alto del calar, en cuyo extremo norte hay una antigua caseta de vigilancia de incendios, vemos el típico modelado kárstico, así como ricos pastizales, piornales y arenarias.
Buena parte de la gran fauna segureña frecuenta estos parajes, como la cabra montés, el ciervo, el águila real y el buitre leonado.

Inicio: Desde Segura de la Sierra, tomar la carretera de la sierra y girar a la derecha en el cruce con la que sube desde Siles.
Pocos metros después, tomamos una ancha pista forestal a la izquierda. A 4 km adelante, encontraremos el panel de inicio a la derecha, pasado el cortijo de Navalespino."

Descripción que hace la topoguía del GR 247 Bosques del Sur de su Derivación 9:

"Entre los Cortijos de La Viuda y el Collado de Góntar arranca la pista estrecha que recorreremos en la parte inicial del recorrido. Es muy fácil identificar el lugar exacto por la existencia de barandales de madera que delimitan una zona de aparcamiento, además de encontrarse el panel de inicio de este recorrido.

Además de la señalización propia de la derivación en blanco y rojo, encontraremos balizas y marcas blancas, rojas y amarillas, al coincidir parte de recorrido con el antiguo PR-A 178 y además podemos encontrar balizas con flechas blancas también para indicar la correcta dirección. Al poco de iniciar el camino entre un espeso y húmero bosque de pino laricio, contemplaremos algunos ejemplares de acebo, especie norteña, que encuentra en estos parajes el microclima adecuado para tener uno de sus últimos paraísos meridionales.

A 1,3 kilómetros del inicio, dejamos a la izquierda una pista por la que llega el citado PR-A 178, que a partir de ahora nos acompañará en nuestra ruta. 300 metros más adelante pasamos junto a varias zonas valladas, una de ellas con una antena, y otra es un capturadero de cabra montés que se ha usado fundamentalmente con fines sanitarios, pasando la pista junto a un pequeño cobertizo que forma parte del mismo.

En este punto comienza el tramo circular. Conviene recorrerlo en sentido contrario a las agujas del reloj, para suavizar el ascenso. Hacia la izquierda vemos el camino ancho y poco transitado por el que luego regresaremos a este punto.

Estamos en uno de los enclaves de mayor relevancia ecológica del Parque, por lo que es importante que pasemos lo más desapercibidos posible para que nuestro paso no provoque alteraciones.

Es relativamente fácil sorprender a las esquivas cabras y machos monteses y a los elegantes ciervos, así como ver sobrevolar buitres y diversas rapaces.

La estrecha pista por la que hemos transitado desde el inicio parece perderse y encontramos un tornajo (fuente-abrevadero) a la derecha. Justo en este punto dejamos la pista para seguir el ascenso por una senda restaurada hacia la izquierda entre encinares a media ladera. En los tornajos es frecuente encontrar renacuajos de varias especies de anfibios, alguna de ellas de distribución muy reducida.

A medida que ascendemos la vegetación arbórea se ve más limitada, y comienzan a tener cierto protagonismo los piornales y arenarias, entre pedregales y roquedos. Cuando finalizamos el ascenso nos sorprenderá un amplio calar de casi dos kilómetros de longitud.

La senda en el Calar es muy fácil de seguir y se encuentra delimitada lateralmente en su mayor parte por filas de piedras. A contra mano hacia la izquierda, vemos otra senda de las mismas características que recorreremos más tarde, pero antes debemos continuar hacia el extremo norte del Calar, continuando la senda señalizada hacia el norte.

Llegamos al punto geodésico del Espino y al mirador Norte del Calar, con vistas profundas sobre la Sierra del Agua, el Valle del Tus, el Calar del Mundo y el Cerrico de las Mentiras, entre otros.

La derivación como tal y el PR-A 178 solo cuentan con señalización hasta este punto, pero merece la pena recorrer la senda que hemos dejado previamente hacia la izquierda, pues forma parte de un sendero restaurado recientemente por la Consejería de Medio Ambiente. Está acondicionado de la misma manera que el que nos ha traído a este punto y se puede seguir sin lugar a equívocos posibles. Así nos adentraremos en el corazón del calar, permitiéndonos panorámicas de 360º.

Nos ofrece la mejor panorámica posible sobre el propio calar y parajes como el Collado de Góntar, el castillo de Segura de la Sierra, el Banderillas, la Sagra de (Granada), el Calar del Mundo (Albacete) y la llanura manchega (Ciudad Real), entre otros muchos lugares.

A partir de este mirador la senda discurre hacia el extremo sur del calar, donde podremos observar nada menos que varios ejemplares de tejo encajonados sobre los roquedos. Después la senda gira hacia el noreste, para descender vertiginosamente entre los roquedos hacia el lugar donde habíamos comenzado el recorrido circular, encontrando un cartel que indica fin del sendero y llevando recorridos en ese punto 5,9 kilómetros desde el inicio.

A partir de ahí giramos hacia la derecha por la pista que recorrimos al comienzo para volver al punto de inicio de la Derivación."
SENDE

Коментари

    You can or this trail