Вријеме  7 сата 13 минуте

Број тачака 1768

Uploaded 13.05.2019.

Recorded мај 2019

-
-
1.275 m
655 m
0
4,2
8,5
16,98 km

Погледана 63 пут(a), скинута са сервера 6 пут(a)

близу Caleao, Asturias (España)

Lo primero aclarar que al ser un desfiladero cerrado, el GPS recibe poca señal lo que hace que el track sea algo impreciso.
Acceso: Desde Oviedo por la carretera AS-I en dirección a Langreo, para continuar por la AS-17 en dirección a Pola de Laviana. Pasadas estas poblaciones hemos de pasar también los embalses de Rioseco y de Tanes. En la parte alta del último embalse se coge una carretera a la derecha, en Coballes, que lleva a Caleao. Un poco antes de llegar al pueblo, junto a unos contenedores con protección de madera, hay un ramal asfaltado que asciende por nuestra izquierda el cual nos lleva a un pequeño aparcamiento donde, dependiendo de la fecha, suele ser difícil dejar el coche.
Junto a este aparcamiento, a nuestra izquierda (Este) hay un edificio en construcción que parece va a ser un centro de interpretación y un parque interpretativo con paneles y plantas; y a nuestra derecha (Oeste) un área recreativa con mesas y bancos de madera.
Desde el aparcamiento tomamos dirección Sur por una pista que sale entre la ermita de San Antonio y un hórreo con una mesa de madera.
La primera parte discurre a la vera del arroyo por una pista encementada separada de los prados por muros de piedra.
En 1,5 kms llegamos al puente Corones, donde encontramos un antiguo molino habitado y reformado.
Avanzamos por la pista de cemento, siempre en suave y continua ascensión por un bosque típico de ribera y de media montaña: Chopos, avellanos, abedules, castaños, hayas, fresnos, algunos robles…
Cruzamos de nuevo el arroyo por el puente Agualmayo (km 1,8) y dejamos a nuestra derecha dos casas.
Un poco más adelante cogemos la bifurcación de la derecha Sur, por los “Sucos los Campos”. A partir de aquí el arroyo comienza a formar pequeñas cascadas. Por el camino vamos viendo hayas centenarias cuyos troncos semejan bonitas figuras y formas.
Así llegamos, primero a un panel informativo y a continuación al puente de La Fuminosa (km 3,5), un bonito puente de madera que nos permite pasar a la margen izquierda del arroyo, para seguir ascendiendo por la pista. Una bonita cascadilla y unas chorreras que se precipitan entre las rocas nos deleitan con su murmullo.
Otros 500 mts más adelante (km 4,0) alcanzamos la cabaña de Prendeoriu. Aquí la pista se transforma en un sendero. Continuamos adelante entre la vegetación, pasamos junto a una fuente natural y por fin alcanzamos el puente de madera de La Calabaza de Abajo (km 5). Este puente, en su día debió ser un puente colgante ya que hay dos grandes argollas clavadas en el suelo que pensamos debía de sujetar los cables del puente.
Ahora empieza una fuerte ascensión, pues hasta aquí la pista venía ascendiendo suavemente. Comenzamos a salvar el desnivel de subida por unas escaleras zigzagueantes excavadas en las rocas calizas y cuarcíticas. Estos materiales relativamente blandos, permitieron en su día el drenaje de una cuenca de unos 12 kms. El “arrudo” (que da nombre al desfiladero y al arroyo) era una vara de acebo de unos 2,5 mts de altura que tenía clavadas perpendicularmente estacas en forma de cruz, haciendo peldaños, las cuales eran utilizadas por los ganaderos de esta zona para subir por las peñas antes de construirse este camino.
Enseguida llegamos a otro puente de madera (este más pequeño y más nuevo), denominado puente de La Calabaza de Arriba.
Seguimos ascendiendo. Tras una fuerte pendiente alcanzamos El Colladín, un pequeño mirador desde donde se observa gran parte del valle de Roxecu, y desde se nos abren vistas a todas las cumbres situadas encima de los puertos de Contorgan y a ellos mismos.
Seguimos por la senda hasta llegar al arroyo de la Robre, donde se haya La Fontona (km 5,8), desde donde arrancan las tuberías que conducen el agua de abastecimiento de la ciudad de Gijón.
De nuevo un puente de madera nos permite cruzar el arroyo.
Ahora la senda se introduce entre un bonito hayedo de cuento, el Monte de Solcaltiellu. Estamos en el Parque de Redes y aquí la frondosidad del bosque atlántico es proverbial, ahora en primavera el color verde claro de las hojas recién salidas es fascinante, y estamos seguros de que en otoño tiene que estar impresionante.
Pronto llegamos a otro puente de madera sobre la riega de La Acebal. Continuamos por el hayedo, nos encontramos un portillo ganadero que hay que pasar para continuar adelante.
Salimos fuera del desfiladero, muy alto ya por encima del río, donde por fin se abre la campa y cabañas de Roxecu (km 8,8), un estupendo lugar para disfrutar, descansar y reponer fuerzas.
El regreso se realiza por el mismo camino. Es muy conveniente realizar la vuelta tranquilamente y con precaución, sobre toda si las piedras están húmedas. También es recomendable, tanto en la subida como la bajada, pararse de vez en cuando para contemplar y disfrutar de esta exuberante naturaleza.


---------------------
Quienquiera que haga uso y seguimiento total o parcial de este track y de su información adicional, asume la plena responsabilidad ante los riesgos propios de la práctica de la actividad, ya que esta información tiene únicamente carácter orientativo.

Коментари

    You can or this trail