Вријеме  9 сата 16 минуте

Број тачака  2889

Uploaded 09.11.2015.

Recorded новембар 2015

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
2.223 m
1.195 m
0
6,7
13
26,96 km

Погледана 1325 пут(a), скинута са сервера 50 пут(a)

близу  Ferreira, Andalucía (España)

Para muchos de Sierra Nevada solo tiene interés la alta montaña y quizá ni eso y por su puesto no pueden estar más equivocados. Ya a los viajeros románticos del siglo XIX la primera impresión que les causo ésta cordillera fue de fealdad, monótona, anodina, pero en cuanto se adentraron en sus rincones y ascendieron a sus cimas esa primera impresión cambió radicalmente. Sierra Nevada, a lo largo y ancho de su extensa superficie tiene algo que engancha , que fascina y que te atrapa. Y no deja de asombrar y sorprender. El otoño es una estación de año muy apropiada para adentrarse y conocer más a fondo la gran Penibética y ejemplos hay muchos como pueden ser la Dehesa del Camarate, la Vereda de la Estrella, los castañares y robledales de los barrancos alpujarreños y como no la rivera del río Benéjar y el Área Recreativa de la Rosandrá, un auténtico tesoro del sur peninsular, con su bosque en galería y sus centenarios castaños de gruesos troncos agrieteados que parecen sacados de los bosques mágicos de la literatura fantástica o de los cuentos de hadas.

Gracias a Pedro J. Castro por preparar ésta sensacional ruta.

Comenzamos la ruta entre La Calahorra y Ferreira, justo donde comienza la carretera GR-5200, allí hay una explanada donde se pueden estacionar los vehículos. Por aquí pasa el GR-7, el cual seguimos al este hacia Ferreira, coincidiendo con la Colada del camino de Ferreira. Atravesamos ésta población siguiendo las marcas del GR-7 que nos llevaran hasta el Puerto de la Ragua.
Salimos de Ferreira, al sur, junto al cauce del arroyo Hondo. Pasamos por una fuente y la Ermita de la Virgen de la Cabeza. Más adelante llegamos a las juntas de los arroyos Hondo y Chico y seguimos por un espectacular sendero el cauce de éste último. Hasta ahora hemos pasado una zona realmente bella de bosque de rivera donde castaños, álamos y sauces nos han regalado la vista.
Ahora el precioso sendero de herradura, camino ancestral para comunicar el Marquesado con la Alpujarra, se va separando del arroyo ganando altura de manera más decidida por la Loma del Peñón de Enmedio, entre un denso pinar de silvestres jóvenes. Caminamos durante un tiempo por la raspa de la Loma, coincidiendo con un cortafuegos.
Pasamos collado Carabinero y el sendero nos hace pasar junto a las ruinas de la Venta de Ferreira y la Venta del Puerto reconvertida en aprisco ganadero. Atravesamos la carretera A-337 (comunica La Calahorra con Laroles pasando por el Puerto de la Ragua) y llegamos al Puerto de la Ragua, a 2.000 metros de altitud.
En el Puerto de la Ragua seguimos al suroeste coincidiendo durante algunos kilómetros (hasta el Cortijo de las Chorreras) con dos senderos señalizados , el GR- 240 Sulayr y el PR-A 333.

Descripción que hace de éste tramo la topoguía del Sulayr editada por Editorial Penibética:
“Seguimos dirección Oeste, tomando por el pinar solo unos metros la pista forestal que va a Laroles, para dejarla a la izquierda junto a un tendido eléctrico. Junto a una caseta ascenderemos con la misma orientación por un carril, que transcurre por el amplio cortafuegos hasta llegar al pinar. En este punto, a 600 metros de la carretera, dejamos la pista en la curva, para ascender por la vereda que va entre el pinar junto al Barranco de Maja Caco, que tendremos siempre a la izquierda. Durante 1 km subimos por el pinar donde es fácil escuchar el canto del carbonero garrapinos, del pinzón o el herrerillo. Bordeamos el barranquillo donde vemos áreas de borreguil junto al arroyo y en las rocas restos de un aprisco ganadero. Salimos al piornal y en la suave subida hasta el Morrón de la Cabañuela vemos como emergen lentamente las impresionantes cumbres del Marquesado del Zenete.
En el Collado de la Cabañuela haremos una parada, no sólo para disfrutar del paisaje espectacular que se divisa, sino también para observar el camino que nos queda por recorrer en los siguientes tramos del Sulayr. Observaremos la cadena de cerros alineados que van ganando altura siguiendo la dirección este-oeste de la sierra. De izquierda a derecha distinguimos como vértices destacados el Morrón del Hornillo, con unas rodadas hasta su cumbre, el Morrón Sanjuanero, el Morrón del Mediodía o de Aldeire, con unos cortados en su vertiente norte, el Cerro de San Juan, con perfil alpino y al fondo Cerro Pelado y el Picón de Jéres, los tresmiles más orientales de Sierra Nevada. Desde éste estupendo mirador natural observaremos también el recorrido del Sulayr por encima casi siempre del límite del pinar de repoblación. Distinguimos el refugio de pastores de Las Chorreras, el punto final de nuestro tramo ,situado justo en la base del Morrón del Mediodía y a continuación la línea de vereda que enlaza con un carril que conduce a unos corrales de ganado.
Después de observar esta perspectiva del recorrido y las condiciones meteorológicas, comenzamos a bajar a la derecha por el carril-cortafuegos que desciende en dirección noreste unos trescientos metros, para luego por vereda cambiar bruscamente a la izquierda, en dirección sur, llaneando por encima del pinar. Caminamos por un piornal con arbustos espinosos como el endrino, majuelos, agracejos...Después de un rato por este cómodo sendero nos adentramos en el Barranco de los Pasillos bajando entre pinos y tras cruzar el arroyo, volvemos a salir por encima de la franja del pinar de repoblación. La vereda llanea en dirección oeste por la Meseta de los Tejos, bajo las cumbres de los Morrones, y nos lleva al refugio de pastores de las Chorreras, situado en un prado, bajo los tajos y chorreras del Morrón del Mediodía. Esta pequeña construcción fue refugio forestal en la repoblación del Marquesado y hoy sirve de refugio a los pastores que tienen su ganado por la inmediaciones. Desde este punto sale el sendero que baja al pueblo de Aldeire, en cuyo término municipal nos encontramos”

Ahora dejamos el Sulayr y continuamos por el PR-A 333, para ello tomamos una senda al noroeste que nos introduce en un bello y esbelto pinar de silvestres. Salimos a una pista que seguimos a la derecha , hacia el noroeste. Llega un momento en que la pista coincide con un cortafuegos y nosotros nos desentendemos de la pista y seguimos por la vereda que acompaña al cortafuegos por la Loma de la Casilla. Pasamos justo a las ruinas de los Corrales de Soleta o de la Haza de la Meina y descendemos por un precioso sendero hasta el Horcajo, bellísimo lugar donde se unen los Barrancos de los Pasillos y los Recodos y forman el río Benéjar.
Desde aquí y hasta que lleguemos a Aldeire el recorrido va a discurrir junto a éste río ,donde no pararse cada dos pasos para sacar fotos es imposible. El colorido otoñal de éste mosaico de diferentes árboles caducifolios en su esplendor y coníferas es un auténtico espectáculo.
Desde el Horcajo acompañamos al Benéjar por la pista forestal que va junto a su cauce, aunque es mucho más recomendable hacerlo sobre el manto de hojas que alfombran el suelo por la misma orilla del río, que es factible y cómodo.
Pasamos la Umbría del Peñoncillo y vadeamos el río en varias ocasiones , una de ellas por un bonito puente colgante para llegar al área recreativa de la Rosandrá, rodeada de impresionantes viejos castaños.
Llegamos a Aldeire, donde viendo la hora que era decidimos sentarnos en la terraza de un bar en las afueras del pueblo y disfrutar de unas cervezas bien fresquitas y de sus muy buenas tapas. Tomamos una pista forestal que va por el límite del pinar y en un principio paralela a la carretera GR-5201. En un punto la pista enlaza de nuevo con el GR-7, el cual seguimos al este hasta el lugar donde iniciamos la ruta, disfrutando mientras de unas maravillosas vistas de La Calahorra y su precioso castillo.

View more external

1 comment

You can or this trail