Преузми

Дужина

12,47 km

Акум. висина

160 m

Степен тешкоће

Средње

низбрдо

160 m

Max elevation

293 m

Trailrank

61

Min elevation

187 m

Trail type

Loop

Вријеме

4 сата 43 минуте

Број тачака

1858

Uploaded

22. новембар 2020.

Recorded

јун 2020
Подијели
-
-
293 m
187 m
12,47 km

Погледана 830 пут(a), скинута са сервера 37 пут(a)

близу El Pedrosillo, Andalucía (España)

Trazado anfibio que nos permite recorrer el tramo de cabecera del río Agrio o Crispinejo en plena Sierra Norte de Sevilla. Siendo el primero de los dos recorridos que realizamos en dos mañanas dominicales consecutivas, esta primera parte nos lleva a descubrir el trecho entre el vado del Camino de los Camellos y el vado de la Atalayuela.

En el recorrido nos encontramos un cauce con las tonalidades típicas de los arroyos de la Cuenca Minera, con su gama de amarillos y ocres, tornando sus aguas verde esmeralda y turquesas según descendemos por sus aguas.
Dejamos el avance anfibio para nuestra ida aguas abajo, retornando por el camino que remonta paralelo al coqueto valle del Agrio hasta nuestro punto de partida.

Durante el tránsito por el río avanzamos sin traza de senda alguna, y aunque el sentido es obvio, el camino es sobre la roca y el arenal del cauce, a veces con tramos opcionales en modo anfibio, por lo que deja de ser un trazado fácil para quien no esté acostumbrado a caminar fuera de sendero.

(Realizado el 7 de junio de 2020)

El acceso lo hacemos por el mismo Camino de los Camellos, desde la carretera que viene desde el Castillo de las Guardas hacia Aznalcóllar. En un giro a izquierdas, su encrucijada con el Camino de los Camellos nos aparta por su variante a la derecha, no dejando la pista principal hasta encontrarnos sobre el vado del mismo río Agrio. Carril en aceptable estado para un turismo.

Dejando el coche en un ensanche al margen del camino, nos situamos sobre el vado para iniciar nuestro descenso anfibio, aunque ya en fechas estivales, estos primeros metros los caminaremos sobre el lecho rocoso de su cauce.
No dejan de sorprendernos el pintoresco paisaje que encierra al suave valle del Agrio, destacando el tapiz amarillo que la carga de mineral de hierro ha cargado sobre las rocas. Sus aguas, ya estancadas van variando sus tonos cobrizos según la profundidad de las pequeñas pozas que nos salen al paso,

Descenso entretenido inmersos en el mismo cauce a la espera de la serie de pozas que van ganando importancia aguas abajo, ya en sus gamas verdeazuladas y que nos plantan un telón de fondo espectacular e inesperado tras cada quiebro del río.

Pasamos sobre un primer vado, alternando ahora el paisaje entre pozas de mayor tamaño y alargados bancales de roca y arena. El avance se acomoda algo más junto al cauce, que empieza a marcar grandes quiebros esquivando los cerros que definen el suave perfil de la sierra.

Estamos ya rodeando el cerro de la Atalayuela, caminando en el amplio seco arenal del lecho que nos aproxima a un nuevo vado rodado sobre el río. Será aquí donde anotamos nuestro punto de retorno de la mañana de hoy, aunque estiraremos unos metros aguas abajo para descubrir una nueva poza justo tras el vado.

Desde aquí el río se adorna con una secuencia de formidables pozas, pero tendremos que desistir para fijar nuestra vuelta por el secarral de la pista forestal antes que el sol de mediodía nos aceche a la vuelta.
Así, que retornando al vado, tomamos el camino que remonta el cerro de la Atalayuela con un fuerte repecho, salvando rápidamente su desnivel y volviendo a un cómodo descenso hasta casi tocar las rocas del Agrio en el primer vado que nos encontramos.

A medio camino, las pintorescas ruinas de un caserío con vistas al valle nos amenizan el retorno. Pasamos una cancela en el camino, dejándola cerrada a nuestro paso en el caso de encontrarla así por la existencia de ganado en la zona.
Atentos ahora a una primera encrucijada, pegada al río y que seguiremos al frente. En la que sigue, da igual la opción elegida, ya que ambas van a parar al Camino de los Camellos una decena de metros antes de nuestro aparcamiento.

Una vez enlazamos de nuevo con el Camino de los Camellos no nos queda otras que cruzar sendas cancelas de acceso y viar a nuestra izquierda para reencontrarnos con nuestro punto de inicio.

Parajes únicos, no muy conocidos y que debemos vigilar por mantenerlos en su estado natural, no alterando en lo posible con nuestro paso la fauna y flora, así como el frágil ecosistema que forman las pozas residuales durante el estío.
Ni que decir que su proximidad y fácil acceso invitará a recurrir al baño en algunas de sus pozas, por lo que hago incapié que mostrar estos parajes es por pura confianza en que entre todos respetaremos y guardaremos estos rincones que encierran nuestras sierras.


Nos vemos en las montañas.

View more external

Orijentir

Vado Camino de los Camellos

Orijentir

Río Agrio

Orijentir

Vado

Orijentir

Pozas

Orijentir

Pozas

Orijentir

Pozas

Orijentir

Arenal

Orijentir

Vado

Orijentir

Meandro

Orijentir

Ruinas caserío

Orijentir

Cancela

Orijentir

Cruce

Orijentir

Ruinas

Orijentir

Cancela

Коментари

    You can or this trail