Moving time  3 сата 22 минуте

Вријеме  4 сата 9 минуте

Број тачака 2707

Uploaded 30.05.2019.

Recorded мај 2019

  • Rating

     
  • Information

     
  • Easy to follow

     
  • Scenery

     
-
-
867 m
599 m
0
3,9
7,8
15,53 km

Погледана 115 пут(a), скинута са сервера 13 пут(a)

близу La Olmeda, Castilla-La Mancha (España)

Todavía no ha dejado Cuenca cuando nuestras botas vuelven a los cañones del río Turia. Lleva aquí bastante agua, deslizándose con prisa para llegar cuanto antes a la tierra sedienta que le espera tras cruzar kilómetros y kilómetros de agrestes barrancos, con ocasionales huertos a veces, cuando la ribera lo permite o el esfuerzo del labrador se ha empeñado en recuperar algo de terreno para su sustento. Trabajo ímprobo, que al cabo se muestra inútil ahora que casi todo lo valoramos por su eficiencia, llevando al abandono de montones de lugares bellísimos desperdigados por nuestra geografía; junto a los pequeños huertos van desapareciendo los caminos que cruzaban nuestros montes o permitían llegar a ellos, y al mismo tiempo ese cambio va sustituyendo un cuidado adecuado del medio por un abandono que llevará sin remedio a nuevas tragedias forestales. Con la experiencia de más y cada vez mayores incendios casi cada año, cuando atravesamos grandes extensiones de bosque, como en la ruta de hoy, nos preguntamos cuando dejaremos de ver ese maravilloso paisaje, sustituido por la pelada roca de los montes quemados. Y no es predicción difícil: en la parte alta de la ruta (la que usamos para la vuelta), la cantidad de madera seca dispersa por el monte y el abandono de muchos senderos crean unas condiciones en las que un accidente natural, no digamos la actuación intencionada de un desaprensivo pirómano, puede fácilmente producir un enorme daño. Nuestros montes necesitan mayor cuidado y protección, no cabe duda. ¿Qué puede hacer una sociedad para defenderlos cuando sus políticos no parecen querer hacerlo, o cuando algunos de sus miembros los dañan o ensucian?. Esta mañana, unos niños de 4 a 7 años, de un colegio, estaban recogiendo basuras en la playa de la Grava, en Jávea; loable iniciativa sin duda, y posiblemente les enseñe a ser mas respetuosos con nuestro medio ambiente, pero cuánto tardarán esas iniciativas en producir un resultado adecuado en el conjunto del país...,. Es penoso ver la cantidad de papeles, botellas, latas y otros restos que se acumulan en nuestros senderos, y también lo es oír a veces que los restos biológicos que se dejan se eliminan enseguida; no es cierto, la mayoría tardan meses cuando no años e inadecuadamente tratados pueden dar origen a contaminaciones y contagios.
Nada de lo anterior hubiera surgido si el monte estuviera limpio, si no hubiésemos visto las basuras desperdigadas y si no conociéramos los peligros de esa situación. ¿De verdad no se puede hacer nada?. ¿Es posible que la única esperanza sea que la iniciativa personal centrada en un escaso número de miembros de nuestra sociedad sensibles al problema llegue a cambiar esa situación?.
Nuestra ruta comienza en un pequeño lugar de aparcamiento, a la orilla derecha de la CV-35, poco antes de llegar al Puente Nuevo de Santa Cruz de Moya. A este nivel la CV-35 o CLM-5121, a partir del cambio de provincia, tiene un tráfico bastante escaso en esta época, en notable contraste con lo que ocurre hasta Titaguas, a pesar de que esta carretera es una de las vías de comunicación principales para el Rincón de Ademuz, y los pueblos vecinos a Santa Cruz de Moya. El puente (que en algunos sitios es llamado Grande, y en otros Nuevo) es un corto viaducto que salva una zona de estrecho en el cañón del Turia, entre la Loma de Chinchón y La Lobera, a corta distancia de Las Rinconada. Formado por un arco semicircular de hierro recubierto por un encofrado de cemento, con una longitud de 85 metros y una altura sobre el río de 100 metros, parece nuevo y lo es bastante porque fue terminado en 1963, aunque esa capa de pintura verde que cubre las barandillas metálicas superiores (las originales fueron cambiadas hace años) es debida a la iniciativa de un grupo de vecinos voluntarios de Santa Cruz de Moya, que quisieron adecentar el puente cuando iba a pasar la Vuelta ciclista a España por allí.
La entonces penosa comunicación entre Valencia y Ademuz hizo que ya en el siglo XIX se pensase en hacer una carretera para unirlas. La primera parte, hasta Chelva, siguiendo básicamente el antiguo Camino Real se terminó antes de 1870. La segunda parte, hasta Titaguas, no se hizo hasta principios del siglo XX, y la continuación a Aras de los Olmos (antes de Alpuente) se finalizó en 1913. La prevista continuación hacia Ademuz incluía la construcción de un par de túneles y de un puente; los túneles se construyeron antes de la Guerra Civil (y fueron utilizados durante ella como refugio, almacén e incluso residencia de Indalecio Prieto durante una visita), pero el puente no se pudo construir al ser detenido en Sevilla el barco que transportaba la estructura desde las Vascongadas, al comienzo de la Guerra Civil. Al final de la guerra esa estructura acabó llegando a su destino, para ser almacenada durante años mientras se deterioraba. Tuvieron que pasar más de 20 años tras el final de la guerra antes de que se terminase la carretera.
Volviendo atrás, en dirección a Aras, por el lateral de la carretera encontraremos a unos 300 metros el origen señalizado de un sendero que sale por la derecha, para descender apresuradamente por la ladera del barranco hacia el cauce del Turia, cuya ribera alcanza unos 600 metros más allá, ya dentro de la provincia de Valencia. Desde aquí seguiremos el curso del río en un trayecto de casi 4,5 km, rodeado por un precioso y variado bosque de ribera, por encima del cual asoman las altas paredes que forman el cañón, cubiertas de extensos pinares. Pasaremos sucesivamente por varias áreas recreativas, con instalaciones en desuso (sobre todo por el riesgo de incendio) y no siempre limpias por el incivismo de algunos visitantes. Así encontraremos al principio el área de La Cocinilla, luego Los Mangranos (con los granados ahora en flor) y finalmente los Antolines, cada uno con instalaciones en buen estado, aunque algunas no puedan ser usadas; entre medias pasamos por una zona que puede ser un agradable lugar de baño cuando el nivel y velocidad del agua bajen (identificada en las fotos como la playita), y más adelante encontramos un arroyo que cruza el sendero, seguramente seco en muchas ocasiones aunque ahora lleva bastante agua tras las recientes lluvias.
En los Antolines enlaza esta ruta con otra que hemos presentado anteriormente (34360819), y que prolonga el recorrido por la ribera hasta el Rento Benito. Aquí también salimos del cauce, para tomar el sendero que por la izquierda rodea El Lostal, y continúa en dirección a Los Rubiales. Aquí, en una bonita zona relativamente llana, que algunos mapas identifican como Casa de Pequeño, encontraremos dos áreas de acampada: Los Rubiales y los Arces, ambas con instalaciones en buen estado aunque suponemos que muy poco utilizadas, no sabemos si por el riesgo de incendio o por el riesgo en caso de incendio para los acampados. En conjunto esta zona, con las áreas recreativas de la ribera del río, configuran una oferta lúdica y vacacional que nos parece excelente, pero que como otras varias áreas en el curso alto del Turia no parece estar siendo utilizada. No se si esta situación es justificable, pero es una lástima que no se usen mucho más, y tampoco tenemos tantos sitios mejores que estos para enseñar respeto y amor a la naturaleza.
Desde Los Rubiales giramos a la derecha para llegar al Barranco de la Araña, aunque al alcanzar su lecho volveremos a girar hacia la izquierda para dirigirnos a la Rinconada de Polo, desde la que el sendero que seguimos nos lleva a La Cocinilla, donde el sendero que seguimos cruza la CV-35 y sigue por una amplia pista no asfaltada, que sube por la ladera en dirección a La Lobera. En los mapas hemos visto restos de antiguos senderos en esa zona, que podrían permitirnos bajar hacia el Puente Nuevo, y creemos que en las ortofotos grabadas por satélite se identifican al menos parte de esos senderos; con esa convicción llegamos a La Lobera e iniciamos la búsqueda de algún sendero que nos permita volver a la zona de aparcamiento. Tras varios intentos sin conseguir identificar camino sobre los trazos que aparecen en el GPS, y sabiendo que en algún momento vamos a encontrar desniveles de unos 150 metros, optamos por lo seguro: volvemos atrás y descendemos por la pista hasta la carretera, para hacer poco más de 1,5 km por el arcén de la CV-35 (aquí con muy poco tráfico; no cruzamos más de 4 coches durante el trayecto) hasta llegar al lugar de aparcamiento. Desde aquí bajamos hasta el puente para hacer últimas fotos, y damos por terminada la ruta, para irnos a toda prisa al excelente restaurante (Los Tornajos, en Aras de los Olmos) donde Ricardo nos invita a comer por su cumpleaños. Ni que decir tiene que salimos encantados.
En conjunto, una ruta de longitud media-larga (que hubiera tenido sólo 13 km. evitando el trayecto de ida y vuelta a La Lobera), con un desnivel medio (que hubiera sido de unos 350 metros solamente sin la parte de La Lobera), por pistas y senderos en buen estado (la parte inicial del sendero de bajada tiene bastante pendiente, pero no plantea dificultades notables, aunque hay varios árboles caídos sobre el sendero, que hay que rodear) y con una parte final de carretera asfaltada, que se podría evitar si se limpiase o habilitase alguno de los senderos que bajan desde La Lobera hacia el Puente Nuevo, lo que ofrecería mayor seguridad al senderista y ampliaría algo este, por lo demás, excelente sendero.
Para cualquier persona acostumbrada a caminar este sendero es fácil, aunque para niños y personas sin entrenamiento pueda ser mejor considerarlo de dificultad moderada. Creemos que es recomendable llevar calzado apropiado, bastante agua y protección solar, y tal vez algo de comida. También debe llevarse la ruta grabada en un GPS, ya que no está señalizada adecuadamente (es una ruta nueva, pero la señalización es escasa incluso en zonas que forman parte de otras rutas). A nosotros nos pareció una excelente ruta, muy recomendable para todas los caminantes capacitados para recorrerla.

4 коментар(а)

  • Слика од manuelruizapatero

    manuelruizapatero 30.05.2019.

    I have followed this trail  View more

    Precioso el alto Turia

  • luis.perecruz 31.05.2019.

    I have followed this trail  View more

    Exxelente ruta.

  • javeadeverano 01.06.2019.

    I have followed this trail  View more

    Otra maravillosa zona del Turia.

  • César Argilés 05.06.2019.

    I have followed this trail  View more

    Precioso andar por el Turia, ideal para meditar, hablar con amigos......

You can or this trail