Преузми

Дужина

5,56 km

Акум. висина

369 m

Степен тешкоће

Средње

низбрдо

369 m

Max elevation

724 m

Trailrank

21

Min elevation

613 m

Trail type

Loop

Број тачака

249

Uploaded

04. јул 2022.

Send to your GPS

Download trails from Wikiloc directly to your Garmin, Apple Watch or Suunto.

Get Wikiloc Premium Upgrade to remove Ads
Send to your GPS Send to your GPS
Be the first to clap
Подијели
-
-
724 m
613 m
5,56 km

Погледана 35 пут(a), скинута са сервера 5 пут(a)

близу Los Carrizales, Canarias (España)

El Parque Rural de Teno se encuentra en el extremo noroeste de la isla de Tenerife, en el macizo montañoso de Teno. Ocupa parte de la superficie de los términos municipales de Buenavista, Los Silos El Tanque y Santiago del Teide.
Teno es un macizo volcánico antiguo, su orografía está surcada por valles como el de El Palmar y Erjos , por profundos barrancos en V, como Los Carrizales, Juan López, Masca y Barranco Seco , abruptos acantilados como el de Los Gigantes , roques como el Roque Blanco, Roque de Tarucho, Roque de Los Carrizales, sus cotas más altas son La Cruz de Gala (1.300 m) y el Pico de Baracán (1.002 m.), numerosos diques, pitones ,y afiladas crestas que configuran un paisaje lleno de contrastes y belleza.
Podremos ver grandes diques basáltico encajados entre piroclastos soldados y coladas que surcas los valles.
La vegetación que veremos a lo largo de la caminata está compuesta por matorral, donde abundan y destacan diversas clases de aeonium, inciensos, cornical, retama blanca, tabaiba majorera, tabaiba dulce, verodes, corazoncillo, cañaheja, magarza, cabezón, cardoncillo, jaras, chajorras de Teno, pencas de diferentes tipos como , penca de higos tinto, y la tunera común, cardones, piteras, cerrajones, cardos, tederas, tasaigo, mato risco , palomera, morgallana, amargosa, vinagrera, leña buena, balos, lechuga de puerco, lechuguilla de Teno, cebolla albarrana, cañas o carrizales en el inicio, etc.
En las grietas de los riscos mas húmedos podemos observar comunidades de las uvas de guanche (Monantes laxiflora). También cabe destacar los musgos y líquenes visibles en muchas partes del recorrido entre ellos veremos la orchilla y otros de la familia ramalinaceae.
En concreto en esta caminata solo transitamos por el municipio de Buenavista del Norte próximos al caserío Los Carrizales, caminaremos por senderos sin ninguna señalización, tramos de viejos senderos poco transitados, poco definidos y a veces perdidos e invadidos por la vegetación.

Acceso: Por la TF 5 continuamos por la TF 42 hasta Buenavista del Norte, desde allí por la carretera TF-436, entre los kilómetros 13 y 14 nos desviamos a la derecha hacia Los Carrizales y tras un corto tramo en la primera curva a la derecha estacionamos junto a un camino que sale a la izquierda. Por encima hay un depósito de agua. Este será el punto de inicio y de finalización de esta caminata de ida y vuelta .

Salimos desde la carretera Carrizal Alto por una pista de tierra, hacia el Roque del Carrizal.

Cruzamos el barranco de las Castañetas o Barranco de la Aneas y llegamos junto al Roque del Carrizal. Buenas panorámicas del caserío del Carrizal Alto y de Las Cumbres de Baracán. El trazado de la pista se convierte en sendero.

Somada de Juan López. Bifurcación seguir a la derecha. (Por la izquierda continua hacia el barranco de Juan López) , el sendero continua de frente y dejando a la izquierda un farallón rocoso.

La Asomada, recodo mirador natural, por la derecha nos queda el Pico de Las Aneas, por la izquierda tenemos el Risco Los Catorce Reales (con su tono anaranjado era un lugar donde se aprovechaba para la recolección de la orchilla para tintes). De frente tenemos la vista espectacular del Roque de La Barbita, pitón dividido en dos partes.

Base del Roque de La Barbita, el sendero pasa entre muros de piedra en zig zag ascendente. A la derecha en el valle destaca el Pico de La Silleta. Pasamos por Las Tosquitas donde veremos diques basálticos o cuchilletes. Por la izquierda tenemos vistas del barranco de Juan López donde destaca el Roque de La Fortaleza en su vertiente sur.

El Granelito, risco arenisca negra y cuevas, el camino crestea entre zonas de arenisca hasta llegar frente a otro risco con un perfil muy vertical y extrañas formas cubierto de musgos y líquenes

La Cima más alta del recorrido cota de 763 m, en el Andén de Arguayo excelentes panorámicas del barranco de Juan López. También se ve la isla de La Palma.

Nos desviamos a la derecha para acercarnos al borde del desfiladero Mancha de Las Gamonas y el Morro de la Cueva de La Puerta, desde este punto panorámicas de la zona baja del Barranco de Los Carrizales.

A partir de este punto el terreno desciende y se hace más ancho, formando un pequeño valle, es la Zona de Abache dominan las retamas, los cardones y las tabaibas, hay restos de bancales de antiguos cultivos.

Bajamos por el borde derecho hasta llegar a la Cueva Ceja y Roque de Abache. De vuelta, cruzamos los bancales para aproximarnos al borde izquierdo (según bajábamos) del valle..
Llegamos hasta una casa rustica en estado ruinoso y era de trilla, vestigio de los antiguos pastores y agricultores de la zona.

A partir de este punto el camino desciende bruscamente hasta el borde del Acantilado de Los Gigantes en el Morro La Viña y el camino es bastante indefinido e invadido por la vegetación. Nosotros solo bajamos un poco más hasta el Morro Las Cuevitas por el Salto del Perro y Morro del Fraile.

El punto desde el que hacemos el camino de vuelta nos da una vista impresionante del Barranco de Juan López y, al otro lado, la Fortaleza de Masca. Enfrente el mar y la isla de La Gomera.
(Darle las gracias a Ignacio Cabrera por haber compartido la ruta https://es.wikiloc.com/rutas-senderismo/teno-carrizal-alto-casa-de-abache-morro-la-vina-y-regreso-7989772 Las descripciones que he añadido las tomé de este enlace).

LA ORCHILLA.
Dicen que el color púrpura de la orchilla lo descubrió Melqart paseando por la playa. Este dios fenicio se hallaba junto a su perro y su enamorada, la ninfa Tiro, cuando reparó en que el animal tenía el hocico manchado de sangre. Asustado, Melqart se acercó a examinarlo, pero no encontró ninguna herida. Poco después averiguó que el perro había mordido un molusco marino desconocido, y éste, en contacto con su saliva, le había teñido el morro de púrpura. La ninfa Tiro, totalmente cautivada por el tinte, le pidió a su compañero que le fabricara un vestido del mismo tono.

La exótica especie de moluscos se conoce como murex. Para extraer 1,4 gramos de su tinte, con los que se podría teñir una manga del vestido de Tiro, era necesario matar, triturar y descomponer unos 12000 ejemplares de murex. Los fenicios, tan fascinados como la ninfa por la púrpura, se dedicaron a ello desde el siglo IX a.C. El trabajo debía de ser durísimo, no sólo por la ingente cantidad de caracolas que había que machacar, sino por el olor tan nauseabundo que desprendían, lo que les obligaba a retirarse a los márgenes de las ciudades para no apestar a la población.

Pese al sacrificio, los fenicios se convirtieron en los reyes del comercio mediterráneo. Consiguieron que la “Púrpura de Tiro”, casi imposible de obtener, llegara a estar más cotizada que el oro. Se utilizaba en los trajes, tocados, capas, cortinas, sillones, alfombras y cojines de los emperadores fenicios; y más tarde, en los de Alejandro Magno, heredero de la industria tintórea; y luego del Imperio Romano, y de los reyes visigodos, y de los príncipes y papas y obispos y jueces que, a día de hoy, también lucen estas distinciones… A lo largo de la historia, cada vez que alguien alcanzaba el poder supremo, se le aplicaba el dicho “purpura sumsit”; o sea, “tomar la púrpura”.

Ahora, han pasado 1350 años desde que los moluscos murex se extinguieron del Mediterráneo, pero incluso en ese entonces la púrpura ya no era sólo un tinte: era un color. Y no cualquier color, según Plinio El Viejo, escritor de la Historia Natural: “aquel color precioso que resplandece con el matiz de una oscura rosa (…). Ésa es la púrpura por la que las romanas fasces y las hachas abren caminos. Es la insignia de la nobleza joven; ella distingue al senador del caballero; se la invoca para apaciguar a los dioses. Realza todos los vestidos, y comparte con el oro la gloria del triunfo. Por estas razones debemos perdonar el loco afán por la púrpura”.

EN CANARIAS, los primeros habitantes de las coladas de lavas, anteriores a fenicios y guanches, fueron los líquenes. Los europeos que transitaban las islas en el siglo XIV se dieron cuenta de que ciertos líquenes locales, agrupados bajo el nombre de orchillas, podían producir un tinte muy parecido al del mítico molusco.

Cuando los indígenas canarios tomaron conciencia del valor de la orchilla para los forasteros, comenzaron a recolectarla para intercambiarla por baratijas o alimentos. Con el paso del tiempo, la fama de la calidad de la orchilla canaria se fue extendiendo por Europa, y Juan de Bethencourt decidió, antes de que otros se le adelantaran, hacerse con todo el monopolio y de paso emprender la conquista del archipiélago.

Cuando los indígenas canarios tomaron conciencia del valor de la orchilla para los forasteros, comenzaron a recolectarla para intercambiarla por baratijas o alimentos.

Pese a los muchos cambios, los orchilleros o recolectores de orchilla siguieron siendo los indígenas canarios, bastante más hábiles que los colonizadores en recorrer la escarpada orografía insular. Y es que la tarea no era fácil. La orchilla en ocasiones se confunde con el color de la roca, y se empeña en crecer en lugares casi inexpugnables, como las paredes de acantilados que azotan los vientos alisios del noreste.

La recolección continuó siendo muy activa en Canarias hasta el siglo XIX, e incluso se extendió por el primer tercio del XX. En su gran mayoría las orchilleras fueron mujeres, unas veces por apoyar la economía del hogar y otras directamente para suplir el vacío que dejaban los emigrados a América. Cuando no les bastaba con recorrer las veredas a pie e ir extendiendo el brazo para recoger el liquen, era necesario descolgarse con cuerdas por las paredes verticales de los riscos.
Orijentir

Carrizal Alto

Orijentir

Casas de Juan López

Orijentir

Roque de los Carrizales

Orijentir

Bifurcación. Seguir por la derecha

Orijentir

La Asomada

Orijentir

Roque Catorce Reales

Orijentir

Lomo del Viento

Orijentir

Roque de la Barbita. Hay un muro de piedra

Orijentir

El Granelito. Arenisca negra y cuevas

Orijentir

La tosquita

Orijentir

Andén de Arguayo, punto más alto.

Orijentir

Borde del acantilado Mancha de las Gamonas

Orijentir

Morro de la cueva de las puertas

Orijentir

Roque de Abache

Orijentir

Sima. Cueva Ceja

Orijentir

Morro el Pajal

Orijentir

Casa y era de Abache

Orijentir

Las Cuevitas

Orijentir

Vista del acantilado hasta la Playa de Juan López. al otro lado del barranco, la Fortaleza de Masca

Orijentir

Bco. Juan López

Коментари

    You can or this trail