-
-
1.536 m
1.272 m
0
1,4
2,7
5,48 km

Погледана 54 пут(a), скинута са сервера 1 пут(a)

близу Bustarviejo, Madrid (España)

La mina de plata de Bustarviejo es una auténtica joya Subterránea de la Sierra de Guadarrama. Un vestigio de una época pretérita en la que con unas gigantescas dosis de ingenio y la dureza de los mineros se acometían empresas que hasta hoy en día encontramos osadas. La mina se explotó hasta finales del siglo XIX, pero conserva buena parte de vestigios de las obras subterráneas de los siglos XVII y XVIII, entre las que destaca La Torre del Indiano, construida en el siglo XVII y declarada Bien de Interés Cultural en 1983, verdadera seña de identidad de esta mina.
Para realizar la visita de la zona exterior de la mina, empezaremos en el aparcamiento del campo de fútbol municipal; allí encontramos un gran panel techado que cuenta la historia de la mina e informa del recorrido a realizar. Desde ahí parte un camino bien señalizado que en menos de un kilómetro conduce hasta la Torre del Indiano y la fundición, ambos elementos, como todos los que encontraremos posteriormente, van acompañados de su panel explicativo.
El camino continúa hasta una bifurcación donde se puede elegir, entre acceder a la entrada de la mina y los vestigios de la actividad exploratoria del siglo XX o subir a los pozos superiores donde, además de observar los afloramientos de arsenopirita disfrutaremos de una de las mejores vistas de la Sierra de Guadarrama.
La Torre de la Mina o Torre del Indiano, señala la importante vinculación que ha tenido Bustarviejo con la extracción de minerales. Las primeras noticias de esta actividad proceden del año 1417 cuando unos comisionados del Rey don Juan II avisaron del descubrimiento de "un venero de margaritas argénticas en el Bustarviejo".
Durante aquellos años de la segunda mitad del siglo XVII, el interés por los minerales aumentó considerablemente en esta localidad madrileña. Fue en 1660 cuando un "Indio", probablemente alguien que regresaba de América, trabajó en la mina y empezó a construir el molino. Años después, otros buscadores de riqueza consiguieron la licencia para beneficiar vetas minerales en la misma zona del Cerro de la Plata.
Según señala Casiano de Prado hasta 1841 no se contagió Madrid de la fiebre minera que estaba extendiéndose por la Península Ibérica. Fue entonces cuando "pasaron de 500 las solicitudes de registro o denuncio que se presentaron". Se buscaba el mineral con ahínco, casi sin saber muy bien cómo sacarlo de las entrañas de la tierra, con la ilusión de arrinconar la pobreza a golpe de martillo contra la roca.
En 1855 aparecen en la Jefatura de Minas los primeros datos oficiales. Se habla de dos minas, la Indiana y la Soledad. En la primera "se realizó un pozo de sección cuadrada de 2,30 metros, con 25 metros de profundidad en el granito". En la otra, "se trabajó un pozo de 10 metros". La mina fue explotada por la Sociedad La Madrileña hasta 1867. Este año señala el fin de la prospección de plata ; de ahora en adelante, el objetivo será el arsénico.
La producción de arsénico debió ser lo suficientemente rentable como para que se instalaran dos fundiciones, una a pie de mina, y la otra en la parte Norte del municipio, en el lugar que ahora se llama "calle de la Fundición". Esta última desapareció completamente en el año 1940, cuando fue derruida para llevar a cabo diversas edificaciones. El mineral, por tanto, se trituraba en el molino existente en la Torre y, después, se fundía de manera continua. El oro y la plata obtenido se llevaba a Madrid en lingotes para la fabricación de monedas.
La legislación obliga a las industrias mineras a asumir la restauración del entorno, pero las minas más antiguas tienen que ser restauradas por la administración pública. "Aquí vienen, nos explotan, nos colonizan, le quitan el producto y dejan el país deshecho". Es el caso de la mina de plata de Bustarviejo, en la sierra madrileña, una explotación con más de 400 años de historia que se dejó de utilizar en los años 30 del siglo pasado. A pesar del tiempo transcurrido, los residuos que se acumulan en el monte siguen librando tóxicos. "Es como una fuente inagotable de liberación de cobre, de arsénico, de plomo...", ha explicado Garrido.
La mina de Bustarviejo tiene diferentes bocas, algunas están completamente inundadas: el agua que sale de su interior discurre colina abajo arrastrando tanto metales pesados como minerales procedentes de la mina y de los escombros que hay alrededor.
Si quieren conocer más sobre esta histórica mina, pueden hacerlo en:
https://www.abc.es/madrid/20150530/abci-bustarviejo-mina-plata-201505291753.html
Y como siempre.. Disfruten las fotos que nosotros hemos disfrutado el camino.

Коментари

    You can or this trail