JUHEGUZ

Вријеме  9 сата 52 минуте

Број тачака  4617

Uploaded 12.07.2018.

Recorded јул 2018

-
-
2.497 m
536 m
0
67
135
269,3 km

Погледана 194 пут(a), скинута са сервера 6 пут(a)

близу  Fusch an der Glocknerstraße, Salzburg (Austria)

Durante la noche me levanto varias veces, corro la cortina y me acerco a la terraza....sigue lloviendo....

El desayuno se sirve a las siete... a ver si mientras desayuno levanta el día.

Equipado con el traje de lluvia y desmoralizado de ver que otro día por un recorrido bello donde los haya, la lluvia no me suelta, monto en la bmw y pulso el botón de arranque camino de Ferleiten.

No hay nadie, ningún vehículo, ni el señor encargado de cobrar el peaje..enseguida viene alterado de otra dependencia. Me pregunta en qué dirección voy...¿Italia?...a Suiza. 26€ es el importe del peaje y aunque a mi desconocimiento de Alemán, o inglés, y él del español-castellano si entiendo lo que calmadamente me está diciendo: mucho cuidado con la carretera, mucho cuidado. Con lluvia es peligrosa y cuando inicie la bajada, lo haga despacio y mucha, mucha precaución. Todo esto expresado con gestos suficientemente expresivos de brazos y manos.

Estoy en el National Park Hohe Tauern y la carretera de Grossglockner, es la más famosa de Austria. En sus 48 km de longitud atraviesa diferentes zonas climáticas y paisajes, desde prados y bosques hasta la nieve perenne del glaciar de la montaña más alta del país, el Grossglockner de 3.798 m de altitud (también conocido como la Montaña Negra)

Al inicio de la carretera gran información a los motoristas de que hay vigilancia policial y controles. (con buen tiempo los moteros van a curvear con rodilla en tierra y a "picarse" entre ellos). El asfalto es de dulce, nada de baches, nada de irregularidades, super super cuidado y mantenido. Es una carretera de subida y bajada curva tras curvas numeradas al igual que el famoso Stelvio. Las Tornantes. Conforme asciendes la espectacularidad de las panorámicas cenitales que observamos son espectaculares, bellísimas.

Suerte que ya no llueve y las nubes se van disipando, pero las advertencias del señor del peaje no las olvido. Están muy presentes.

Al coronar el puerto, superados los 2400 m está el Mirador Seidl Winkel desde el cual visualmente dominamos unas panorámicas maravillosas de los Alpes austriacos. Extasiado con las perspectivas , inicio el descenso en dirección a la localidad alpina de Heiligenblut. Antes de esta localidad, abandonamos la carretera 178 en una rotonda a nuestra derecha para dirigirnos al CENTRO DE VISITANTES EN EL KAISER-FRANZ-JOSEFS-HÖHE.

El Kaiser-Franz-Josefs-Höhe debe su nombre al regente de los Habsburgo, que visitó Carintia en 1856 con su esposa, la emperatriz Elisabeth, también conocida como Sisi. En esta ocasión, el monarca, un gran admirador de las montañas, realizó una caminata de varias horas desde Heiligenblut que lo llevó hasta el borde del glaciar Glockner Pasterze. Este lugar, desde el que su majestad Franz Josef se maravilló de los 3.798 m de Grossglockner, recibió su nombre. ¡Hoy en día se puede llegar cómodamente a este punto de vista verdaderamente real en coche, moto o autobús! Montañas y glaciares a un lado, y también se podrá ver docenas de lindas marmotas y, si hay suerte, las poderosas cabras montesas.

Desde el Centro de Visitantes de EL KAISER-FRANZ-JOSEFS-HÖHE, tenemos delante la espectacular cima del Grossglockner rodeada de nieve y la asombrosa lengua glaciar Pasterze, el más grande de los glaciares que surgen en los Alpes Orientales, con 10 kilómetros de longitud pero que tristemente va decreciendo cada año. Hay un Sendero que baja a la base del Glaciar. Si no queremos caminar, hay una cabina (llamada Ferrocarril Glaciar. Tipo funicular) de tres compartimentos que baja mediante cremallera y un cable de acero pegada a la pared de roca hasta la mitad del recorrido.

Desando el camino hacia Lienz pasando por la bella localidad de Heiligenblut uno de los lugares más turísticos en la región de Carintia. Su iglesia de estilo gótico tiene un característico campanario puntiagudo. En este pueblo tenía su alojamiento el marido de la emperatriz Isabel, la popular Sissi en el cine.

Con la sensación de haber disfrutado de un espectacular escenario de montañas de extrema belleza natural, me alejo en dirección a Gerlos por el paso del túnel Felbertauern previo pago de 10€, pero antes de llegar, hay una soberbia sorpresa...

LAS CATARATAS DE KRIMML.
Las cataratas o cascadas Krimml (en alemán, Krimmler Wasserfälle), con una altura total de 380 metros, forman la cascada más alta de Austria.1​ Las cataratas se forman a partir del río Krimmler Ache y se encuentran cerca del pueblo de Krimml, en el parque nacional Hohe Tauern en el estado de Salzburgo. Krimmler Wasserfälle es una cascada por niveles. La cascada se inicia en el Krimmler Ache, en la parte superior de la Achendal Krimmler, y desciende en tres etapas. La etapa superior tiene una caída de 140 metros, la media de 100 metros, y la inferior una caída de 140 metros.

​El Krimmler Ache es una corriente glacial cuyo caudal varía mucho con la temporada. El caudal en junio y julio es de 20.000 m³ por hora, mientras que en febrero, está a sólo 500 m³/h. El mayor caudal se midió el 25 de agosto de 1987, cuando era de 600.000 m³/h.

Después de las cataratas, el río se une al río Salzach, que desemboca en el Eno, a continuación, en el río Danubio y, finalmente, hasta el mar Negro.

A la salida de Krimml, a la derecha tenemos el Centro de Visitantes de la Catarata. A partir de aquí sale un camino fácil de andar que nos lleva a la base donde rompe la catarata previo pago de tres euros. Si no quieres quedar empapado ve provisto de un buen chubasquero que cubra todo el cuerpo. Es tal el volumen de agua que vomita esta garganta que asombra. Me quedé atónito de la fuerza, cantidad y voracidad que expulsa el agua. Es un ¡¡¡RÍO!!! con un volumen difícil de expresar.

Con la certeza de que en mi vida he visto nada igual, ni de tal magnitud, continuo camino de Innsbruck, y como se hace tarde, busco alojamiento. Lo encuentro en el Alpemcamping Mark de la localidad de Weer. Elijo una cabaña, pues parece que seguirá lloviendo. El dueño del Camping (un señor muy atento) me comenta que la cabaña era de su bisabuelo, que tiene más de doscientos años. Esta familia tiene ganado en las praderas de estas montañas y la cabaña la bajaron al Camping entera con un Helicóptero. Realmente es preciosa y vistas la madera que tiene no pongo en duda esos doscientos años.

Ceno en el Restaurante del Camping una especialidad austriaca a base de carne. Estaba deliciosa y no fue caro. Mañana será otro día.

Коментари

    You can or this trail